Una de las prendas que usted tiene guardada en su armario sin usar hace algún tiempo es probablemente esa pieza que otra persona está buscando.

Apricot León y Karen Rojas, creadoras de la aplicación móvil Niftymark (Android y iOS) intuían ese escenario, así que en noviembre del 2020 lanzaron esta plataforma para facilitar la adquisición de prendas de segunda mano entre sus usuarias. Hoy, luego de casi 10 meses de funcionamiento, suman 5.800 descargas distribuidas principalmente entre las provincias de Pichincha, Guayas, Imbabura y un 10 % en el resto del país. Han recirculado 600 prendas y en ese intercambio, construido una comunidad orgánica que crece.

Niftymark integra las funciones de un e-commerce y las usabilidad de las redes sociales.

Nuestra propuesta de valor se basa en redirigir recursos ya existentes en la moda de forma innovadora, fácil y segura. Y bajo estas tres premisas funciona la app que se inspira (en su diseño y funcionamiento) en las redes sociales y en el comercio electrónico”, comenta Rojas. Una de las grandes diferencias con otras tiendas virtuales, agrega, es que Niftymark permite navegar a través de clósets y no solo un escaparate general, lo que permite a las compradoras identificarse con cierta usuaria que quizás también comparte su talla y su estilo personal. “El objetivo es que usemos lo que ya existe y motivar y contagiar a más consumidores conscientes a que lo hagan y nosotros estamos para facilitarlo”, dice.

Puedes mensajearte con otras personas y recibir recomendaciones de moda, así extendemos al máximo lo que tenemos y de paso generamos ingresos a nivel nacional”.

Publicidad

Otra marca comprometida con esta visión es Etafashion. A través de su campaña ETA AMA PLANETA ha desarrollado la logística para una donación masiva de prendas en una alianza con la Cruz Roja Ecuatoriana. “Nuestros clientes pueden recoger de su clóset ropa que ya no utilizan y que esté en buen estado y limpia, preferiblemente que no sea lencería, trajes de baño o ropa de fiesta, y dirigirse a la tienda Etafashion de su preferencia. Allí encontrarán un contenedor para depositarla”, explica Érika Albán, ejecutiva de marketing. “Y reciben 5 Etadólares para canjear en compras mayores a los $ 30″.

Los contenedores para depositar la ropa usada en buen estado se encuentran en sus locales a nivel nacional.

Esta acción se complementa con la reducción de bolsas de plástico con la introducción de una shopping bag biodegradable de yute y algodón.

Las colecciones Change By De Prati son hoy también una propuesta de moda de baja huella ambiental que integra en su elaboración materiales biodegradables, orgánicos y provenientes de procesos de producción y fabricación amigables con el ambiente.

Como principal materia prima está el algodón orgánico, cultivado sin químicos y cumpliendo procesos que respetan los ciclos naturales del suelo.

Otros materiales que se integran a la línea son el poliéster reciclado, las fibras naturales, la viscosa orgánica e insumos biodegradables como los botones de coco o tagua.

Todo, sin dejar de lado el diseño de las prendas que incluye una gama de denim con mom jeans, vestidos, bermudas, chaquetas y conjuntos para hombres, mujeres y niños.

La implementación del proceso de estampado digital permite brindar opciones, sin generar mayores residuos.