¿Todas esas personas que dijeron que la moda estadounidense estaba muerta y que la pandemia, con sus quiebres y cierres de tiendas, era simplemente el sonido de la campana final? ¿Las personas que señalaron el estado anémico de la Semana de la Moda de Nueva York digital, con su falta de grandes nombres y rumores, y dijeron que había terminado? ¿Las personas que dijeron que iban a ser pantalones deportivos y Crocs a partir de ahora?

Andrew Bolton, el curador a cargo del Costume Institute del Metropolitan Museum of Art, y Anna Wintour, fideicomisaria, impulsora del Costume Institute y directora de contenido de Condé Nast, tienen un mensaje para ellos: hágase el favor de ir a un museo.

La semana pasada revelaron planes no para uno, sino para dos grandes e interconectados desfiles del Costume Institute, centrados en la moda estadounidense. Y habría dos Met Galas junto a ellos.

Aunque las exposiciones no debutarán en mayo, como ya es tradición en las extravagantes galas del Met, la primera parte se abrirá en septiembre, justo después de la Semana de la Moda de Nueva York; la gala será el acto de clausura de las colecciones. (La segunda parte se abrirá en mayo de 2022, en un momento en el que aún no está claro qué tan segura será esa fiesta debido a los contagios de COVID-19). Ellos esperan que sea posible.

“Queríamos que esto fuera intencionalmente una celebración de la comunidad de la moda estadounidense, que sufrió tanto durante la pandemia”, dijo Bolton, quien agregó que también desea que el desfile impulse una reevaluación más amplia de la moda estadounidense. Él está convencido de que a menudo se la ha rechazado injustamente debido a sus asociaciones históricas con “ropa deportiva y los valores relacionados de utilidad, funcionalidad y pragmatismo”, mientras que la moda europea se consideraba llena de “expresión y emoción”.

De hecho, dijo: “Creo que la moda estadounidense está experimentando hoy un gran renacimiento, con jóvenes diseñadores a la vanguardia de las discusiones sobre diversidad, inclusión, sostenibilidad y creatividad consciente. Lo encuentro increíblemente emocionante “.

A corto plazo, espera que los nuevos desfiles convenzan a los espectadores de que la moda estadounidense se encuentra hoy en el mismo momento crucial que estaba en 1973, durante la Batalla de Versalles, cuando emergió “triunfante, en parte por la modernidad de la ropa y los modelos, pero también en parte por la modernidad de la actitud“.

Las exposiciones

La primera muestra, llamada “In America: A Lexicon of Fashion”, se centrará en los diseñadores contemporáneos, poniendo así el sello de aprobación de la institución en una nueva generación de nombres. Estará ubicado en el Anna Wintour Costume Center, que estará diseñado para imitar una “casa” en la que cada habitación representa una emoción diferente.

El segundo espectáculo, “In America: An Anthology of Fashion”, se llevará a cabo en 21 de las salas de la época estadounidense y se centrará en 300 años de narrativas históricas tanto personales como políticas. Algunos son bien conocidos, como la Batalla de Versalles y nombres como Oscar de la Renta y Bill Blass.