Su padre, sastre de profesión, fue su principal influencia desde que era muy pequeño. “Me crie en el mundo de la confección de ternos, camisas y pantalones. Y ya desde los 17 años decidí que esto era lo que me apasionaba”, recuerda Fernando Torres, de 25 años, quien hoy comparte su tiempo entre su natal Cuenca y México D. F., donde ya cursa sus estudios en Diseño de Modas en el Instituto Arte Centro.

Su marca, Fernando Torres, nació como un proyecto en la Universidad Católica de Cuenca para obtener su primer título universitario en Ingeniería Comercial. Y desde entonces todo su trabajo se ha enfocado en verla crecer a través de la creatividad y las diversas influencias de sus colecciones.

En 2016, Torres viajó a Colombia para realizar su primer desfile internacional y los años siguientes volvió también como invitado para ser parte de Colombiamoda y Expomoda.

Además, es organizador de su propio evento: Cuenca Fashion Track que ya ha realizado dos ediciones. En 2021, si la pandemia lo permite, prevé reactivarlo con diseñadores nacionales y extranjeros.

En la capital azuaya tiene también su tienda exclusiva (Simón Bolívar y Miguel Vélez, condominio Sofía) y en junio de este año aspira a abrir su primera tienda en Guayaquil con una colección que incluye prendas más frescas y que se adaptan al clima de la Costa. Entre ellas, se destacan los conjuntos de camisa y short con un mismo diseño.

Su última colección exclusiva busca ir más allá del estilo tradicional en ropa masculina y trascender los esquemas de color clásicos para darle protagonismo a colores más intensos y estampados. Poco a poco espera que, al igual que el diseñador Gustavo Moscoso, a quien admira y en quien también se inspira, llegar a ser reconocido en el mundo.

A futuro tampoco descarta posibilidad de abrir su propia tienda en México, país que ya lo ha cautivado y lo ha recibido de la mejor manera.