Desde que mi hija nació, empezó a tener problemas en la piel: pequeñas erupciones que en un principio la pediatra atribuyó a la sensibilidad o a hongos. Al pasar el tiempo, el problema se mantuvo: su piel no solo tenía pequeñas ronchas, sino que se enrojecía y resecaba; el calor empeoraba la situación. Al año se le realizó el análisis IgE, que dio como resultado 147,00 UI/ml. La pediatra le recetó Alercet y Aviant, que toma actualmente, que tiene 2 años y 7 meses. Esto la ayuda un poco, ya que evita la secreción nasal, pero no es suficiente, puesto que con el calor la piel le pica y las ronchas aparecen inmediatamente. ¿Cómo puedo ayudar a mi hija? ¿Debe tratarla un dermatólogo o un alergólogo?

J. C.,

Guayaquil

Es un gusto saludarle y poder conversar un poco sobre las alergias y problemas de piel. Responderemos sus dudas desde el punto de vista del alergólogo y del dermatólogo. Recuerde que existen varios tipos de alergia y debemos identificar la que afecta a su hija.

Publicidad

Al parecer, podríamos estar frente a una enfermedad llamada dermatitis atópica, que es una afección alérgica de la piel muy frecuente y se acompaña generalmente de otras alergias nasales o respiratorias.

El primer paso es tener el diagnóstico correcto con el especialista adecuado. La dermatitis atópica se manifiesta con una piel seca, rojiza, que produce mucha picazón, y tiene un carácter cíclico, es decir, tiene periodos de mejoría y empeoramiento sin desencadenante. Es una piel más susceptible a sufrir de infecciones por virus, bacterias y hongos, ya que tenemos nuestra primera barrera de defensa comprometida (piel) y nuestra inmunidad innata no puede actuar adecuadamente.

Como siempre decimos a nuestros pacientes, imagine un muro de ladrillos, con cemento suficiente y que es impermeable a los factores ambientales, como lluvia y el sol. Ese muro, en condiciones normales, es nuestra piel, y los ladrillos son las células que se mantienen juntas y adecuadamente unidas para protegernos de los alergenos y del medio externo que nos rodea.

Quien tiene dermatitis atópica presenta alteraciones genéticas que nos llevan a tener un “muro de ladrillos” defectuoso, donde las células de la piel no están adecuadamente unidas y es más fácil perder agua através de la piel, resecándola y debilitándola ante el ambiente del día a día.

La barrera de la piel está dañada en la dermatitis atópica, y es más susceptible a deshidratación, infecciones e inflamación. Foto: Shutterstock

Usted nos dice: “Al año se le realizó el análisis IgE, que dio como resultado 147,00 UI/ml”. El análisis de sangre de IgE total no es un parámetro útil para seguimiento y peor para diagnóstico de algún tipo de alergia. La IgE total apenas nos muestra que existe una predisposición genética para desarrollar ese anticuerpo IgE en altas cantidades, algunas veces sin que nos indique alguna alergia.

“La pediatra le recetó Alercet y Aviant”. El uso de antihistamínicos no está indicado como tratamiento en la dermatitis atópica, apenas se usa en algunos casos para disminuir indirectamente la picazón de la piel. Por ese motivo podemos asegurar que la dermatitis atópica de su hija no está siendo tratada actualmente de acuerdo a los consensos y guías de esta enfermedad, siendo la causa de la falta de control de la enfermedad.

Publicidad

El tratamiento ideal es la hidratación con algún producto adecuado para la piel del paciente, así retableceremos la barrera cutánea física y química para tener de vuelta la piel normal.

Individualizar el tratamiento del paciente siempre es lo más adecuado. Lo más importante es tener el diagnóstico de la enfermedad, porque eso está ligado al buen tratamiento de todas las enfermedades.

¿Quién debería tratar a su hija? Puede ser un alergólogo o un dermatólogo, pero deben estar altamente entrenados y con experiencia con esta patología. Ambos desde diferentes puntos de vista son especialistas en el tratamiento de la dermatitis atópica. Lo que más beneficia a los pacientes es un equipo multidisciplinario entre alergología y dermatología.

Dr. Pablo Torres Córdova, alergólogo de adultos y niños.

Teléf. 093 946 5801

Instagram: @drpablotorres.alergologo

Dra. Marcela Ricaurte Jiménez, dermatóloga de adultos y niños.

Teléf. 097 989 6816

Instagram: @dramarcelaricaurte.dermato