Me pusieron la vacuna AstraZeneca a fines de mayo y desde allí siento que me tiembla el brazo donde me inyectaron, me duele el pecho y el lado izquierdo de la cara, me parpadea el ojo. Pensé que era estrés. Hasta el momento no me he contagiado, ni mi familia. Antes de la vacuna estaba muy bien, ¿Por qué las otras vacunas no tienen ese mismo efecto? Si no consigo más información, voy a considerar no ponerme la segunda dosis.

Andrés,

Quito

Las vacunas contra el COVID-19 se han mostrado seguras y eficaces, pero como cualquier otro medicamento o vacuna pueden producir algunas reacciones adversas al usarlas, que dependiendo de la persona suelen suceder en diferentes grados de complejidad.

Publicidad

Las reacciones adversas a la vacunación son raras, pero pueden presentarse en diferentes pacientes y no depende del tipo de vacuna, más bien depende de la persona que la está recibiendo.

El sistema inmunológico es complejo y cuando recibe una vacuna genera anticuerpos y células de defensa contra lo que nos vacunamos, sin producir la enfermedad, siendo una herramienta mundialmente conocida para detener enfermedades peligrosas y de fácil contagio.

La vacuna AstraZeneca es de vector viral y no contiene el virus ni transforma el ADN de las personas y no causa la enfermedad COVID-19.

Entre las reacciones adversas con la vacuna AstraZeneca se encuentran:

  • Dolor de cabeza, fatiga, dolor muscular o de articulaciones, náuseas y fiebre, además del dolor en el lugar de inyección de la vacuna.
  • En algunos pocos casos (0,002 %) se han reportado reacciones alérgicas graves.
  • En algunos casos se ha descrito la reactivación de algunos virus que estaban escondidos o dormidos en nuestro cuerpo, como el virus del herpes zóster, que podría estar produciendo los síntomas que usted está relatando en su pregunta.

Mi recomendación es que visite a un especialista en su localidad, sea un inmunólogo o infectólogo, que pueda revisarlo presencialmente y llegue al diagnóstico de lo que puede estar pasando en su caso, y que pueda identificar si realmente se trata de una reacción adversa a la vacuna o a alguna patología que coincidentemente iba a presentarse.

Recuerde que el beneficio de la vacunación es muy superior a los riesgos que existen y actualmente es la herramienta más importante para la tan anhelada nueva normalidad.

Dr. Pablo Torres, alergólogo e inmunólogo.

Instagram: @drpablotorres.alergologo