Tengo 58 años. En 2017 y 2018 tuve dos caídas en diferentes fechas, golpeándome fuertemente la parte anterior de la cabeza, el parietal. En junio de 2020 tuve COVID-19, tomé dióxido de cloro, azitromicina, ibuprofeno y expectorantes por dos semanas aproximadamente, y me recuperé. En diciembre de 2020 amanecí sin audición en el oído derecho. Acudí al otorrino, quien me diagnosticó sordera súbita. Me recetó varios fármacos, sin resultado. Fui a otro médico, y me dieron más medicinas, en vano. Lo que no he hecho es recibir la dexametasona que me prescribieron al final. No sé qué hacer. Siento que todos los ruidos se dirigen al oído afectado en forma aguda, y un sonido interno constante en forma de lluvia, que no me deja realizar mis actividades con normalidad. ¿Existe algún otro procedimiento para mejorar la audición y el ruido constante en el oído? ¿Hay la posibilidad de operar la parte afectada?

Reinaldo desesperado,

Manabí

Quisiera acotar que son muchas las posibles causas que están ocasionando estos síntomas que usted describe. Lo principal es acudir a una consulta médica con un especialista en otorrinolaringología, para poder realizar un adecuado y preciso examen médico que nos servirá para orientar la resolución de la patología.

Publicidad

Es preciso que lleve a esta consulta todos los exámenes que se haya realizado anteriormente, incluso los exámenes que se hizo al momento de las caídas que presentó en 2017 y 2018, y así, después de examinarse y revisar los exámenes que tengas, se podrá precisar si hace falta algún examen adicional (o quizás no), y luego trazar un plan de tratamiento médico que logre brindar la resolución de sus síntomas, o por lo menos mejorar su condición médica para que tenga un mejor diario vivir.

Atentamente,

Dr. Jesús Luna, médico especialista en otorrinolaringología, oído, nariz y garganta.

Atención en niños y adultos.

Telf.: 099 447 0129.

Instagram: @otorrinoguayas