Tengo un hijo de 20 años con discapacidad del 89%, física e intelectual. Padece de epilepsia desde los 2 años. Ha tomado muchos anticonvulsivantes. Ahora toma levetiracetam de 1 g y 400 mg de carbamazepina al día. Tiene un peso de 22 k con 1,45 m de estatura. En ocasiones intento con 250 mg de fenitoína. Antes tenía un efecto de seis días sin convulsionar, pero la última vez solo tuvo efecto dos días.

¿Qué hago? Él no camina, no habla, no escucha, usa pañal. ¿La medicación está correcta o necesita que se la regule? Estoy muy desesperada. También tiene escoliosis en último grado. Estuvo por operarse hace dos años, pero no lo hicieron por sus convulsiones. Quiero saber qué implicaciones va a tener y cómo ayudarlo para que tenga una vida sin dolor.

Rocío, Guayaquil

Un paciente con epilepsia, más aún con discapacidad, requiere tener un neurólogo de cabecera que pueda vigilar su evolución, así como también realizar los ajustes necesarios en la medicación.

Es fundamental saber el número de crisis diarias, el tipo de crisis y la actividad eléctrica cerebral mediante un electroencefalograma antes de decidir cambios de drogas y/o dosis.

Darle fenitoína ocasionalmente produce más daño que beneficio. La combinación de levetiracetam y carbamazepina es buena, seguramente se necesita reajustar dosis según su cuadro clínico, y si se trata de una epilepsia farmacorresistente, quizás requiera algún procedimiento quirúrgico, como un estimulador vagal, para controlarlo.

La cirugía de escoliosis deberá planificarse de manera multidisciplinaria. Le sugiero, nuevamente, acudir a su neurólogo.

Dra. Rocío Santibáñez, neuróloga.

E-mail: neurologa@gmail.com