Publicidad

La empresa de electricidad acusada de la muerte de cientos de pájaros en España

Las aves habrían muerto electrocutadas al acercarse a cables de alta tensión. La querella fue presentada por la fiscalía de Barcelona.

Dos cigüeñas llegan a su nido sobre un poste de electricidad en Palos de la Frontera, cerca de Huelva, España. Foto: -- SAMUEL ARANDA

La fiscalía en Barcelona presentó una querella contra el gigante energético español Endesa por la muerte de cientos de pájaros electrocutados en sus líneas de alta tensión, según un documento judicial al que tuvo acceso este miércoles la AFP.

La fiscalía se querelló contra Endesa al observar delitos contra el medio ambiente y la fauna, asegurando que la empresa no aisló adecuadamente sus cables eléctricos y torres, creando “una trampa mortal para las aves”.

Los pájaros son electrocutados cuando tocan dos cables a la vez o cuando se posan sobre una torre y tocan un cable.

En la denuncia, los fiscales afirman que 255 pájaros murieron en la región de Osona, al norte de Barcelona, entre 2018 y 2020, incluyendo ejemplares de especies protegidas como cigüeñas blancas, buitres leonados, busardos ratoneros y águilas culebreras.

Publicidad

“La electrocución y muerte de aves debido al contacto directo que han tenido con los conductores desnudos de esas torres de las líneas eléctricas titularidad de la mercantil querellada ha afectado a toda la provincia de Barcelona, constituyendo una auténtica plaga”, detalló el documento.

Endesa no respondió inmediatamente a la solicitud de comentario de la AFP.

Expertos consideran que la electrocución con líneas eléctricas es una grave amenaza para los pájaros, sobre todo especies amenazadas.

Según un estudio de la Universidad de Barcelona de 2010, las torres más peligrosas son aquellas situadas en hábitats donde hay pocos sitios naturales para que se posen las aves.

Endesa “no ha adoptado medida alguna para reparar los soportes afectados que incumplen las medidas de seguridad establecidas reglamentariamente para evitar la electrocución de aves (...) desoyendo e ignorando deliberadamente sus obligaciones legales para evitar daños en la fauna y en el medio ambiente”, según la fiscalía.

En agosto de 2018, 72 cigüeñas blancas murieron durante un lapso de tres días cuando una bandada de 700 aves hizo una parada en la zona durante su migración hacia el sur, en un incidente que involucró 34 torres de Endesa que no habían recibido el debido aislamiento, señaló el documento.

Pese a múltiples solicitudes, Endesa, subsidiaria de la italiana Enel, no tomó medidas “para evitar la constante, patente y evitable mortandad de aves por esa causa en la provincia de Barcelona”, concluyó la fiscalía.

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?