¿Lo despides en el baño? ¿Lo llevas a un estanque, río o pantano cercano? Si eso es lo que estás pensando, ¡detente! y lee esta nota primero, ya que podrías crear un “monstruo”, según los expertos.

En los últimos años, estos simpáticos animales conocidos como Carassius auratus se han convertido en un verdadero problema para las especies locales de pantanos, lagos y ríos de todas partes del mundo.

Y es que en un medio silvestre pueden llegar a alcanzar el tamaño de una pelota de fútbol y pesar hasta 2 kg.

Si el tamaño no fuera suficiente, el problema con estas especies invasivas es que son una amenaza para los ecosistemas locales.

Publicidad

De hecho, las autoridades de Minesota, en EE. UU., han hecho un llamado a los ciudadanos para que no liberen a estos peces —considerados una especie invasora— en los lagos y ríos del estado, después de que encontraran varios ejemplares gigantes en el lago Kelle.

Las autoridades de Minesota, en EE. UU., han hecho un llamado a los ciudadanos para que no liberen a estos peces —considerados una especie invasora— en los lagos y ríos del estado. Foto: CITY OF BURNSVILLE

Por partes

En primer lugar, estas especies originarias de China son carnívoras. Se alimentan de los huevos que ponen los peces locales, que a su vez se alimentan de las larvas de mosquito en el agua (con lo que son insecticidas naturales).

Además, para buscar alimentos utilizan una técnica que consiste en sacudir el suelo.

Lo que nos lleva al segundo problema: al levantar el barro del fondo, hace que floten nutrientes antes enterrados, activando un crecimiento desmesurado de algas.

Además, este tipo de pez carpa puede traer enfermedades desconocidas para la población nativa de peces.

Largas distancias

En un estudio realizado hace unos años en Australia, en el que hicieron un seguimiento a quince peces dorados durante un año, pudieron determinar cómo migran estas especies.

Publicidad

“Descubrimos que estos peces pueden migrar de los canales (donde son dejados por sus dueños) al río y de allí al sistema de pantanos donde ponen los huevos”, señalaba la investigación.

Esto significa que en un año pueden recorrer una distancia de más de 230 kilómetros.

Otro detalle de estas criaturas es que se reproducen como conejos.

Estos peces se reproducen muy rápido. Foto: STEPHEN BEATTY (MURDOCH UNIVERSITY)

Además, las peceras en los hogares limitan su crecimiento, pero una vez que los dejas sueltos, podemos ver lo que pasa.

Enfermedades

Pero eso no es todo. Los expertos también advierten de las consecuencias que puede tener tirar el agua de las peceras a ríos y lagos.

En estas aguas estancadas se acumulan enfermedades y parásitos que representan una amenaza para las especies locales.

Ahora, ¿te quieres deshacer de tu pez dorado?

Los expertos recomiendan dos opciones: llevarlo a un acuario o “darle una eutanasia humana metiéndolo en el congelador”.