Uno de los mayores fenómenos de la ciencia y el mundo animal es la “autodestrucción” de los pulpos después de reproducirse. Este extraño comportamiento de los animales marinos ha desatado una serie de teorías a lo largo de la historia, una más posible que la otra.

Los pulpos hembra, después de poner sus huevos, empieza a automutilarse. Se arranca la piel y se muerde los tentáculos hasta morir. Cuando los nuevos pulpos nacen, su madre ya está muerta y, en pocos meses, su padre lo estará también.

Este es el importante y vital rol que tienen las cucarachas para el mundo y que seguramente desconocías

Este ciclo de vida y muerte de los pulpos ha fascinado a los científicos por años, pero finalmente parecen haber llegado a una posible explicación del suicidio de los pulpos.

De acuerdo con la bióloga molecular Z. Yan Wang, los cambios bioquímicos en el colesterol en las hormonas del pulpo se dan tras el apareamiento. “Sabemos que el colesterol es importante desde una perspectiva dietética y también dentro de diferentes sistemas de señalización en el cuerpo” explica Z, según Infobae.

Publicidad

Foto: Atlas Animal

“Está involucrado en todo, desde la flexibilidad de las membranas celulares hasta la producción de hormonas del estrés, pero fue una gran sorpresa ver que también desempeñaba un papel en este proceso del ciclo de vida” añade la científica.

Según un estudio de 1977, la muerte de los pulpos estaba relacionada a la glándula óptica. A este órgano también se lo asocia con su desarrollo sexual y envejecimiento. En investigaciones más recientes, se descubrió que esta glándula secreta hormonas sexuales después del apareamiento, lo que causa una disfunción en su estado cerebral.

Las razas de perros con la esperanza de vida más corta

Estas hormonas, con similares características a la insulina y al colesterol, se incrementan justo antes de la muerte de los animales. “Lo sorprendente es que los pulpos pasan por esta progresión de cambios en los que parecen volverse locos justo antes de morir”, afirma el neurobiólogo Clifton Ragsdale de la Universidad de Chicago.

“Tal vez sean dos procesos, tal vez tres o cuatro. Ahora, tenemos al menos tres vías aparentemente independientes hacia las hormonas esteroides que podrían explicar la multiplicidad de efectos que muestran estos animales” agrega el científico. (I)