El 18 de septiembre de 1793, el presidente George Washington puso la primera piedra del edificio del Capitolio de Estados Unidos en su esquina sudeste. La emotiva ceremonia daba inicio a la construcción del edificio más emblemático y arquitectónicamente impresionante de la joven nación.

El Capitolio, ubicado en el barrio Capitol Hill, empezó a construirse en 1793 y se inauguró 7 años después, en 1800. Aquí seis detalles relevantes sobre esta blanca estructura en cuya ala norte aloja el Senado, mientras que en el ala sur la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

1. Inspiración romana. Los planos fueron obra de William Thornton, los cuales fueron alabados por Washington por su “elegancia, sencillez y belleza”. Era un médico aficionado a la arquitectura que se inspiró en el Panteón romano para armar una obra de diseño neoclásico. Los arquitectos Stephen Hallet, George Hadfield y James Hoban (diseñador de la Casa Blanca) hicieron realidad el diseño de Thornton, aunque en 1814 el edificio fue incendiado por los ingleses. La reconstrucción comenzó en 1815 y la cúpula central fue inaugurada tres años después. Desde entonces se han realizado transformaciones y ampliaciones.

2. La apoteosis de Washington. El Capitolio alberga al Senado (ala norte) y la Cámara de Representantes (ala sur), separados por el salón La Rotonda, diseñado por Costantino Brumidi con una cúpula superior adornada por el hermoso fresco llamado La apoteosis de Washington, que muestra al primer presidente estadounidense rodeado de 13 mujeres que representan a las primeros colonias, además de escenas con las temáticas de ciencia, agricultura, océano, guerra, comercio y mecánica.

3. La Rotonda. Este salón es el corazón simbólico y físico del Capitolio, fue construido entre 1818 y 1824. Suele recibir una gran cantidad de turistas y es el lugar donde se realizan actos solemnes, como ceremonias fúnebres a importantes personalidades.

4. Monumentos. Junto a La Rotonda se encuentra la Sala Nacional de las Estatuas, que alberga figuras enviadas por cada Estado para rendir honor a sus personajes más relevantes (dos por cada uno) y muy próximo se localiza la Cámara del Senado Antiguo, donde los representantes solían reunirse hasta 1857.

5. La Cripta. También llamada Cryptis, se ubica debajo de La Rotonda y debía ser utilizada para alojar la tumba de George Washington, pero él declinó ese mausoleo. Ahora exhibe 13 estatuas que representan a las colonias británicas originales que llegaron a este territorio (y que lucharon contra el Imperio británico por su independencia entre 1775 y 1783) y 40 columnas que soportan el peso de La Rotonda.

6. La libertad. En lo más alto de la cúpula se encuentra la figura de la llamada Estatua de la Libertad (“Freedom Triumphant in War and Peace” (Libertad triunfante en guerra y paz, según su nombre original), ubicada desde 1863 en la cúpula del Capitolio, es una escultura de bronce de 6 metros de alto y 6 mil 800 kilogramos diseñada por Thomas Crawford. Representa a una mujer de cabello largo usando un casco de guerra con forma y plumas de águila, rodeado por nueve estrellas. En una mano sostiene una espada y en la otra una corona de laurel y un escudo, con lo cual se corona este gran edificio que representa la democracia en Estados Unidos.

Fuentes: visitthecapitol.gov, do-tours.com, abc.es, lego.com.