Antialérgicas, purificadoras, antisépticas. Son parte de las denominaciones que encontramos en el momento de mencionar a las plantas. Se ha comprobado científicamente que, aunque las plantas no tienen una “lengua” o emiten sonidos (como nosotros los percibimos o conocemos), su sistema de comunicación no solo existe —es decir, “que hablan entre ellas”—, sino que además es un lenguaje sumamente completo y efectivo.

Por ejemplo, las plantas emiten señales de riesgo y generan códigos de protección ante el ataque de depredadores, la tala o el clima, y las envían a otras plantas mediante una red de microorganismos para cuidarse, apoyarse y colaborar entre ellas.

Plantas para purificar el ambiente dentro de casa

Además, como nosotros, tienen una alta composición de agua que responde o reacciona a energías como la atracción gravitacional de la luna o el impulso de nuestras intenciones y palabras, fenómenos como los estudiados por Masaru Emoto, que muestran que nuestra comunicación afecta la estructura biológica de las partículas de agua, haciendo que reaccionen de una manera armónica y estructurada cuando emitimos mensajes positivos y caótica y desordenada cuando esos mensajes o inputs son negativos.

Según la especialista en esta área Claudia Salem, uno de los mitos más comunes al hablar de la conservación de las plantas es “la mala mano”. Ella comenta que sí es una realidad, pues las plantas además de vivas tienen un sistema sensorial avanzado y muy receptivo: “Entonces, más que atraer algún tipo de energía, son capaces de absorber, y como en todos los casos, es nuestro cuidado lo que puede ayudar a que la procesen de forma saludable, convirtiéndola como en la fotosíntesis en algo positivo, o la retengan y les genere una reacción negativa”.

Publicidad

Por ello, más que preocuparnos por su buena o mala energía, o la de las personas que entran en su contacto, es importante preparar y mantener nuestras plantas sanas con sencillos pero eficientes pasos: sol, agua y amor.

Gracias al sol

En la comunidad de Instagram que ha formado Claudia con @yosiembro, se encuentran las diferentes prácticas, más allá de la teoría que se pueda brindar. Al hablar del sol, ella recomienda que las plantas estén siempre expuestas para que crezcan sanas. Con el sol realizan la fotosíntesis, que genera la absorción y metabolización de nutrientes. A través de la fotosíntesis, las plantas purifican nuestro entorno, pues absorben el CO₂ (dióxido de carbono) y otros gases y contaminantes, y los convierten en oxígeno, purificando y revitalizando nuestro entorno.

Agua mejor al amanecer

Luego del sol, tenemos el agua. Esta permite la absorción de los minerales encontrados en el suelo, haciendo que las raíces puedan obtenerlo y llevarlos por el tallo a todo el resto de la planta. Existen plantas que pueden resistir muchos días sin agua y otras que pueden vivir casi totalmente dentro de ella; pero, por norma general, la mayoría de plantas necesita un riego moderado y además un buen drenaje: capacidad para que el agua fluya y no se estanque. Uno de los errores más comunes por los que se marchitan o enferman nuestras plantas es por exceso de riego o falta de drenaje; para evitarlo, es recomendable regar las plantas por las mañanas, antes de que salga el sol directo, hacerlo humedeciendo toda la tierra (en ancho y profundidad), pero sin empapar, y asegurarnos de que el recipiente o maceta tenga huecos en la parte inferior, que permitan la salida del exceso de agua.

Plantas para tener dentro de casa

Según nuestra especialista, se ha comprobado que tener un entorno con plantas vivas dentro de casa ayuda a mejorar nuestros niveles de cortisol (hormona que causa el estrés), a disminuir el impacto del ruido interior y además purificar y mejorar las condiciones del aire que respiramos, sobre todo en espacios cerrados. Contrario a la creencia común de que las plantas respiran de noche, aun si lo hicieran, la mayoría de ellas continúa aportando oxígeno más que liberando carbono, y además en ese proceso absorben otros gases y químicos que se acumulan en espacios cerrados.

Sin embargo, es recomendable no tener plantas con flores dentro de casa, y más si convivimos con un paciente alérgico, ya que pueden desencadenar efectos alérgicos, por lo que deben estar fuera de casa, pero las plantas de hojas verdes, sobre todo, pueden crecer y mejorar la calidad del aire que respiramos y el ambiente de nuestro entorno.

Lengua de suegra

Lengua de suegra. Espada de san Jorge. Lengua o rabo de tigre: Sansevieria

Publicidad

Es una de las plantas de interior más resistentes que existe. Se adapta a diferentes espacios y sus hojas crecen más o menos según el lugar donde la siembres.

CUIDADO: Crece bien en todos los espacios, la atmósfera seca y caliente de las habitaciones, la luz pobre, el olvido del riego, espacios y recipientes pequeños, es muy difícil que la ataquen o afecten las plagas y enfermedades.

MACETA: Puede crecer en maceta con tierra abonada y algo de piedras o directo a la tierra.

RIEGO: ¡Cuando te acuerdes! Una vez a la semana. Evitar regar de más.

UBICACIÓN: ¡Cualquier lugar! Puede ser sol directo o indirecto (dentro y fuera de casa). En la entrada, en la sala, incluso hasta en el dormitorio o baño de visitas.

Planta de agua

Potus, Potos, planta de agua

Se caracteriza por sus hojas en forma de corazón y es muy popular por su fácil propagación y cuidado. Es una guerrera de la desintoxicación del ambiente. Muchos la conocen como planta de agua porque puede crecer en una maceta en forma de pecera, ¡incluso sin tierra!

CUIDADO: Es una planta resistente que puede sobrevivir con poca luz, desde espacios muy calientes hasta temperaturas más frías. Soporta muy bien la humedad y la sequía.

MACETA: Puede crecer en maceta sin huecos o drenaje, solo con tierra abonada y algo de piedras o directo a la tierra (tipo pecera).

RIEGO: ¡Cuando te acuerdes! O una vez a la semana.

UBICACIÓN: ¡Ideal para cualquier espacio! Por su tamaño y función puede ir en el baño, la oficina o la cocina. En las repisas de oficinas queda también como un colgante, muy bonita.

Espatifilio

Originaria de las selvas tropicales de América Central y Sur, florece durante todo el año. La especie Floribundum es originaria de Ecuador.

CUIDADO: Prefiere un lugar con luz indirecta y buena humedad. Puedes podar sus flores para algún arreglo o una vez que se marchitan, siempre realizando el corte dos o tres centímetros por encima de la unión de la que sale la hoja.

MACETA: Puede crecer en maceta con huecos y buen drenaje, con tierra abonada y algo de piedras o directo a la tierra.

RIEGO: Pasando un día en climas templados y todos los días en climas cálidos, siempre humedeciendo completamente, pero sin empapar.

UBICACIÓN: Su gusto por la humedad las hace perfectas para los baños, los tipos enanos son lindos para espacios pequeños como estos. Las entradas de las casas con árboles encima y las salas también pueden ser lugares donde aprovechen la luz indirecta, sin sufrir de la exposición directa al sol que las puede marchitar y quemar.

Cintas. Mala madre. Chlorophytum comosum

CUIDADO: Es muy fácil de cuidar, con la temperatura, el riego y la luz apropiada tu planta vivirá muchos años. Tolera bien la falta de luz y el frío. Pueden pasar sequía y no mueren si se olvida el riego, ya que la almacenan agua en las raíces.

MACETA: Puede crecer en maceta con huecos y buen drenaje, con tierra abonada y algo de piedras o directo a la tierra.

RIEGO: Pasando un día en climas templados y todos los días en climas cálidos, siempre humedeciendo completamente, pero sin empapar.

UBICACIÓN: Es ideal para remover los químicos provenientes de los aparatos que funcionan a gas, como por ejemplo, estufas, calentadores o cocina. (F)