Según las Naciones Unidas y el Instituto Global del Agua, actualmente 2.000 millones de personas viven en países que experimentan estrés de agua, mientras que para el 2030 habrá entre 24 y 700 millones de personas desplazadas por escasez de agua. Así mismo, 4.000 millones de personas experimentan escasez de agua al menos un mes al año.

Por ello, la meta 6 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas está dirigida a asegurar la disponibilidad y sostenibilidad en el manejo de agua y sanitización para todos.

Leonardo Gutiérrez, ingeniero de Minas de la Espol y Ph. D., es un académico e investigador guayaquileño que dedica sus esfuerzos a ese propósito, por lo cual ha sido designado finalista en la conquista del galardón de Avance Científico del Año (The Science Breakthrough of the Year 2021) en Ingeniería y Tecnología, de la Fundación Falling Walls (Berlín, Alemania), cuyo resultado final se dará a conocer en dos semanas.

El proyecto del Dr. Gutiérrez, decano de Investigación y Postgrado de la Universidad del Pacífico, sede Guayaquil, se enfoca en producir agua potable por medio de la desalinización de agua salobre y agua de mar mediante un proceso robusto y energéticamente sostenible: la electrodiálisis y membranas de intercambio iónico. Esta tecnología apunta a regiones áridas y semiáridas en el planeta, en las cuales su única fuente de agua tiene altos niveles de sales.

Publicidad

Entre los finalistas de este galardón se encuentran científicos de la Academia de Ciencias de China, IBM, Universidad de Pensilvania, Universidad Libre de Bruselas, ETH-Zúrich Suiza, Consejo Nacional de la Investigación Científica en Francia, el Instituto de Innovación en Proteínas-Boston, Instituto de Neuro Ingeniería en Lausanne-Suiza, Instituto de Materiales Interactivos-Leipzig Alemania, Universidad de Sídney-Australia, Universidad Tecnológica Nanyang-Singapur.

El doctor Gutiérrez, quien se encuentra temporalmente en Bélgica como científico investigador sénior en la Universidad de Gent (Bélgica) y profesor invitado en la Universidad de Poitiers (Francia), brindó esta entrevista por correo electrónico.

¿De qué se trata el concurso Falling Walls?

La fundación Falling Walls (’muros que caen’), creada en honor de la caída del muro de Berlín en 1989, es un centro global que conecta la ciencia con la sociedad, y trata de moldear el futuro de la humanidad a través de ideas y descubrimientos de impacto en diferentes disciplinas del conocimiento. La conferencia Falling Walls se celebra desde entonces en Berlín cada año, donde se reúnen las mentes científicas más ambiciosas y visionarias alrededor del globo, con el propósito de hacer a las ideas tecnológicas y científicas más accesibles a la sociedad.

¿Cuánto tiempo lleva trabajando en su proyecto?

Hace trece años empecé la investigación de micro y nanocontaminantes del agua (virus) durante mi doctorado en la Universidad de Illinois-Urbana Champaign, la cual continué a nivel de proyectos en el acelerador de partículas del Laboratorio Nacional Argonne (Chicago), y el acelerador de partículas de la Universidad de Stanford (SLAC). Mientras hacía mi posdoctorado en la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdullah de Arabia Saudita (KAUST) y estancia como científico-investigador en la Universidad de Ciencia y Tecnología Curtin de Australia, amplié mis conocimientos en el desarrollo de tecnologías avanzadas de tratamiento de aguas por membranas. Y actualmente me encuentro desarrollando proyectos científicos y tecnológicos del esquema Horizonte en el Centro de Procesos Tecnológicos Avanzados para Recuperación de Recursos Urbanos (Capture) de la Unión Europea (https://rusticaproject.eu/ , https://www.revivedwater.eu/ ), en donde diseño tecnologías para el tratamiento de efluentes industriales y desalinización de agua salobre y de mar para producción de agua potable.

Publicidad

¿Qué papel cumplen (o deberían cumplir) las universidades en el campo de la investigación e innovación?

Las universidades son centros de educación superior que ofrecen entrenamiento, enseñanzas y perspectiva global en todas las áreas del conocimiento. Sin embargo, hay un rol que deberían cumplir todas las universidades y sus profesores y estudiantes, el cual tendemos a olvidar. Por definición, las universidades son generadoras de conocimiento nuevo, el cual no solo debe ser socializado, sino implementado para resolver los diversos problemas de la comunidad. En breve, las universidades y sus estudiantes deben tener un rol activo en la investigación e innovación para así impactar en el desarrollo económico, tecnológico y social de nuestras comunidades.

¿Qué tan desarrollado está el campo de la investigación en Ecuador y cómo motivar un mayor impulso?

En el Ecuador, el campo de la investigación no está muy avanzado en comparación a países desarrollados, en los cuales se les da prioridad. Hay innumerables razones detrás de este poco desarrollo; sin embargo, hay un camino para impulsar este campo: “Collaboration is the key” (La colaboración es la clave). En países desarrollados se entiende que la colaboración activa y multidisciplinaria entre investigadores y universidades nacionales e internacionales es clave para impulsar la investigación innovadora y de alto impacto a la sociedad. Por lo tanto, habría que enfatizar la colaboración entre académicos ecuatorianos, y la aplicación a esquemas internacionales de fondos mediante consorcio de científicos ecuatorianos e internacionales.

El Dr. Gutiérrez ha publicado en coautoría con 43 universidades y centros de excelencia en investigación en los cinco continentes, demostrando su entusiasmo en colaboraciones científicas multidisciplinarias. Agrega que siempre está abierto a colaborar con profesores y estudiantes de Ecuador, los cuales pueden contactarlo a: leo.gutierrez@upacifico.edu.ec. (I)