Cientos de árboles a lo largo de Guayaquil se encuentran afectados por enfermedades como cochinilla o pulgón. Hace varias semanas, la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, declaró en emergencia al arbolado urbano debido a la afectación por dichas plagas.

El problema en las especies fue identificado a finales de marzo, indicó el cabildo porteño. Según Alexandra Rivadeneira, directora municipal de Áreas Verdes, en esa época se iniciaron labores de control e investigación sobre el tipo de cochinilla que afectaba a las especies. Se lo hizo en conjunto con entidades como el Ministerio del Ambiente e instituciones académicas como la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES).

Además se desarrollaron mesas de trabajo con los municipios de Daule y Samborondón, cantones en los que también se evidencia el ataque de las plagas a los árboles.

Días atrás, Rivadeneira contó que se desarrolla un manejo integral de plagas en la ciudad para rehabilitar las especies.

Publicidad

Por ejemplo, se ejecutaron técnicas mecánicas de raleo, es decir, extracción de ramas afectadas por la cochinilla. Además se aplicaron bioles y se realizaron hidrolavados.

Otra de las acciones que ejecuta el Municipio de Guayaquil para la rehabilitación de las especies afectadas por las plagas es la liberación dispersa del insecto coleóptero mariquita (Arnobius punicus).

El cabildo porteño informó que, según investigaciones realizadas a nivel académico y científico, las mariquitas son depredadores naturales de las cochinillas, pues es parte de su cadena alimenticia.

Se anuncian sanciones por tala de árboles en el centro de Guayaquil

Estas labores de control biológico se desarrollan en el norte de la urbe porteña. En este sector se han fumigado 430 áreas, entre parterres de avenidas y parques donde están ubicadas diversas especies.

Las tareas de rehabilitación se ejecutan en jornadas diurnas y nocturnas por parte de la Dirección de Áreas Verdes del Municipio.

Se explicó que se emplean productos orgánicos y con extractos de plantas. A las especies también se les aplica endoterapia vegetal, es decir, se les inyecta el activo directamente al flujo de savia que está en el interior de los tejidos vasculares de las plantas.

Publicidad

Miembros de la Dirección de Áreas Verdes se encargan de liberar a las mariquitas en las especies con el objetivo de disminuir la expansión de la cochinilla que se nutre de la salvia de los árboles como samán, mango, cítricos como la naranja y el limón, de guabas, palmeras ornamentales y ciertas especies bajas.

Estas tareas fueron lideradas por la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES).

Rivadeneira explicó que estas plagas se propagan por el aire, por ello sugirió a la ciudadanía que laven sus hojas con jabón y agua o usando detergentes. Recomendó hacerlo cuando no haya incidencia solar “para evitar que se queman las plantas”.

Entre más árboles, menos calor. La importancia de reforestar y cómo hacerlo en Guayaquil

La funcionaria dijo que se pueden aplicar bioles entre tres y cuatro días después de realizar el lavado con agua y jabón.

En la actualidad, también se realiza la fumigación de 200 parques en Alborada, Sauces, Guayacanes y Samanes, en el norte. “Se mantiene un control adecuado de la plaga que se transporta en el aire, ropa y calzado, por ello la colaboración ciudadana es indispensable”, manifestó Rivadeneira.

La funcionaria sostuvo que, como mecanismo de defensa, los árboles pierden hojas para desprenderse de la cochinilla.

“Este es un nuevo insecto, lo que procuramos es reducirlo, pero nunca podremos desaparecerlo por completo, la intención es que pueda coexistir al tener su enemigo natural y así será posible mantener un equilibrio ecológico”, explicó.

En cantones vecinos de Guayaquil como Daule y Samborondón, sus cabildos realizan tareas similares para aplacar los embates de esta plaga que afecta al arbolado urbano.

En sectores como la entrada a Ciudad Celeste, en la avenida Samborondón, se rehabilitan varias especies de árboles que sufren esta enfermedad desde hace varios meses. (I)