El inicio de un nuevo mes es una oportunidad perfecta para conectar con tu lado espiritual y practicar ciertos rituales. Esta vez, te presentamos el ritual de la abundancia, para que no te falte nada en tu hogar.

Lo que necesitas para este simple ritual, llamado “la sal protectora” es: un vaso de vidrio, sal gruesa y agua. Lo puedes hacer a cualquier hora del día, siempre y cuando sea el primer domingo del mes.

Instrucciones:

Publicidad

  1. Coloca sal gruesa en el vaso. Alcanza con un tercio.
  2. Llena el vaso con agua, pero no hasta el tope.
  3. Deja reposar el vaso por una hora.
  4. Lávate las manos con el agua con sal mientras repites la siguiente frase: “la sal es mi protectora y ella me ayudará a que el dinero siempre abunde en mi hogar”.
  5. Aplaude 3 veces o haz chasquidos con los dedos para secarte las manos. No te las seques con una toalla.

Recuerda que debes tener mucha confianza en tus palabras durante todo el proceso, si esperas que el ritual funcione.




Publicidad