Este alimento está presente en muchas presentaciones. Ha sido empleado por mucho tiempo como parte de la rutina de belleza, con rodajas sobre los ojos, y además ha sido el protagonista en las dietas de adelgazamiento gracias a sus propiedades beneficiosas para la salud. Sin embargo, lo que muchos desconocen es que el verdadero secreto está en su cáscara y en las semillas.

Lo que le ocurre a tu cuerpo cuando comes pepino frecuentemente

El pepino ha sido utilizado en varias rutinas de belleza. Imagen: pexels

La Organización Mundial de la Salud recomienda su consumo por sus bondadosas cantidades de agua, vitaminas A, B, C, K, ácido fólico, calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, zinc, entre otros minerales. Además, no contiene almidón. El pepino puede consumirse crudo en ensaladas o en jugos y batidos; o, en su defecto, puede consumirse en forma de encurtido.

Foto: Freepik

Conozca su valor nutricional, aquello que proporcionan 100 gramos de pepino según el sitio web de La Vanguardia:

Proteínas0,70 g
Grasas0,20 g
Colesterol0,00 g
Hidratos de carbono1,90 g
Fibra0,50 g
Calorías11,73 g

Con respecto a su cáscara, esta debe ser ingerida: es rica en fibra insoluble, lo que ayuda al organismo a mejorar el proceso intestinal y a aliviar el estreñimiento al suavizar las heces, así lo asegura la corporación de alimentos La Unión. El artículo asegura que una persona debería disfrutar de seis grandes rodajas de pepino con la cáscara, lo que equivale aproximadamente a un gramo de fibra; importante para mantenerte regular.

Otro factor que subestimamos de este vegetal son las semillas, y en ocasiones no sabemos qué hacer con ellas.

El portal Mui.Today destaca que las semillas de pepino poseen buenas cantidades de antioxidantes naturales, un beneficio idóneo en temas de belleza, ya que, según el artículo, contribuyen a reducir y suavizar las líneas de expresión; también alivian las quemaduras solares si se aplican sobre la piel.

Además, según un estudio publicado en World Scientific Journal, las semillas del pepino serían un aliado contra el cáncer. Este vegetal contiene polifenoles llamados lignanos que ayudan a reducir algunos tipos de cáncer, como el de mama, útero, ovario y próstata; por lo tanto, su consumo puede ayudar a bloquear las vías de señalización que son importantes para la proliferación de células de cáncer y la supervivencia. No obstante, se recomienda su consumo sin excesos, porque podría generarse algún problema, por lo que antes de incorporarlas a su dieta es necesario consultar con un nutricionista. (I)