Ante el cambio de hábitos por la pandemia de coronavirus, existe el riesgo de que las personas tengan problemas ante la soledad. Hay trastornos de depresión, por eso la importancia de cuidar la salud mental, advierten los expertos.

"Junto a la depresión y los trastornos de ansiedad, pueden surgir también trastornos de estrés agudo y postraumático, así como adicción al alcohol y las drogas, trastornos obsesivo-compulsivos y psicosis", dijo Dietrich Munz, presidente de la Asociación de Psicoterapeutas de Alemania, en declaraciones reproducidas por ABC.

El impacto de la soledad puede ser grave en algunas personas. Por eso, se recomienda mantener contacto con seres queridos a través de videollamadas, y descansar un poco de las noticias. Dedicar tiempo a realizar ejercicios y actividad física porque beneficia a la salud mental.

Caer en depresión por soledad o aislamiento social, podría provocar enfermedades como demencia y dolencias cardiovasculares, según Audiey Kao, editor de Journal of Ethics, de la Asociación Médica Americana.

Publicidad

En países como Australia se han realizado encuestas, en las que 80 % de personas dijeron que tuvieron niveles de incertidumbre sobre el futuro, mientras 50 % dijo que se sentían solas. La otra mitad expresó temor por la economía.

"Es comprensible que, en momentos como este, la gente sienta temor, que esté preocupada, ansiosa y asustada por los constantes cambios en las alertas y la cobertura informativa sobre la propagación del virus", indicó la organización Lifeline.

Esa entidad australiana aconsejó que las personas sean conscientes de cuánta información de los medios pueden soportar sobre el tema de la pandemia.

Por eso, hay países en los que se han habilitado líneas gratuitas o de costos económicos para atención psicológica, para que las personas que se sienten afectadas, soliciten ayuda. En Ecuador, el Gobierno mantiene el número 171, opción 6. En Galápagos, se puede hacerlo al 911.

Ahí se ofrecen consejos para, por ejemplo, ayudar a los adultos mayores en la cuarentena. Al ser grupo vulnerable, se aconseja que estas personas permanezcan en los hogares y eviten lugares concurridos. Ante esto, pueden acudir a la lectura, juegos de mesa y otras actividades, para mantenerse distraídos.

Se sugiere buscar ayuda profesional si los adultos mayores muestran síntomas de ansiedad (nerviosismo, agitación, tensión, aumento del ritmo cardiaco, sudoración, temblores, sensación de cansancio y debilidad) por más de 15 días. (I)