Publicidad

Trastorno de acumulación compulsiva: descubra los síntomas, efectos y factores de riesgo

Por lo general, la acumulación compulsiva comienza alrededor de los 11 a 15 años, y tiende a empeorar con la edad.

Al acto de acumular objetos, pensando que se van a usar después o son inservibles, se le conoce como síndrome de Diógenes, acumulador compulsivo o disposofobia, y cada vez es más frecuente. Foto: redaccion

Una persona con trastorno de acumulación compulsiva se angustia ante la idea de desprenderse de los objetos, produciéndose una acumulación innecesaria. La Mayo Clinic define este síndrome como "la dificultad persistente para desechar o separarse de las pertenencias, ya que se tiene la percepción de que hay que guardarlas".

El sitio especializado en medicina en Estados Unidos, precisa que, por lo general, las personas con trastorno de acumulación compulsiva no lo ven como un problema, lo que dificulta el tratamiento. Sin embargo, el mismo es posible y puede ayudar a las personas que lo padecen a modificar sus creencias y sus conductas para poder vivir una vida más segura y placentera.

En general, la acumulación compulsiva crea condiciones de vida tan atiborradas que las casas pueden quedar totalmente llenas, con angostos pasillos que serpentean a través de pilas de objetos. Las mesadas, los lavabos, las cocinas, los escritorios, las escaleras y prácticamente el resto de las superficies suelen estar atestadas de cosas. Y cuando no hay más espacio en el interior, el desorden puede extenderse al garaje, vehículos, el patio y otros lugares de almacenamiento.

Según la Asociación Psicoanalítica de México, que registra al menos 2,5 millones de casos de dicho padecimiento en ese país, la gente puede llegar a acumular cosas tan comunes como papel, libros, ropa, recipientes, e incluso animales y en algunos casos basura.

Publicidad

Síntomas

Adquirir y almacenar una cantidad excesiva de objetos, acumular desorden gradualmente en los espacios habitables y tener dificultad para desechar cosas suelen ser los primeros signos y síntomas del trastorno de acumulación compulsiva, que a menudo surge entre la adolescencia y los primeros años de la adultez.

A medida que la persona crece, por lo general, comienza a adquirir cosas para las que no hay una necesidad inmediata ni espacio suficiente. Cuando se alcanza la edad adulta, muchas veces los síntomas son graves y pueden ser más difíciles de tratar.

Los problemas de la acumulación compulsiva se manifiestan progresivamente con el paso del tiempo y suelen ser una conducta privada. A menudo, el desorden ya es significativo cuando comienza a llamar la atención de los demás.

Estos son algunos de los signos y síntomas:

  • Adquirir de forma excesiva objetos que no son necesarios y para los cuales no hay espacio
  • Tener una dificultad persistente para desechar o deshacerte de tus cosas, independientemente de su valor real
  • Sentir la necesidad de guardar estos objetos y angustiarte al pensar en deshacerte de ellos
  • Acumular desorden a tal punto que las habitaciones se vuelven inutilizables
  • Tener una tendencia a la indecisión, el perfeccionismo, la evasión, la postergación y problemas de planificación y organización

Causas

Las causas del trastorno de acumulación compulsiva no están claras. Se están estudiando la genética, el funcionamiento del cerebro y los sucesos estresantes en la vida como posibles causas.

El trastorno de acumulación compulsiva es diferente de la colección. Las personas que tienen colecciones, como estampillas o autos de juguete, deliberadamente buscan objetos específicos, los clasifican y exponen cuidadosamente sus colecciones. Aunque las colecciones pueden ser grandes, no suelen estar desordenadas ni causan la aflicción ni las discapacidades que son parte del trastorno de acumulación compulsiva.

Publicidad

Efectos

Según la Mayo Clinic, la adquisición excesiva de objetos y rehusarse a descartarlos dan como resultado:

  • Pilas o amontonamientos desorganizados de objetos, como periódicos, prendas de vestir, papeles, libros o artículos con valor sentimental
  • Pertenencias que se acumulan y generan desorden en las zonas de paso y de estar e inutilizan los espacios para los fines previstos, como no poder cocinar en la cocina ni usar el baño para bañarse
  • Acumulación de alimentos o basura a niveles inusualmente excesivos e insalubres
  • Aflicción importante o problemas para desenvolverte o para garantizar tu seguridad y la de los demás en tu hogar
  • Conflictos con las personas que intentan reducir o eliminar el desorden en tu hogar
  • Dificultad para organizar los objetos y, algunas veces, perder objetos importantes en el desorden
  • Las personas con trastorno de acumulación compulsiva suelen guardar objetos porque:
  • Creen que estos objetos son únicos o que los necesitarán en algún momento en el futuro
  • Los artículos tienen un significado emocional importante, actúan como recuerdos de tiempos más felices o representan a personas o mascotas amadas
  • Se sienten más seguros cuando están rodeados por las cosas que guardan
  • No quieren desperdiciar nada

Cuándo consultar al médico

Si tú o un ser querido tienen síntomas de trastorno de acumulación compulsiva, habla con un médico o un profesional de salud mental lo antes posible, recomienda la Mayo Clinic. Algunas comunidades tienen instituciones que ayudan a resolver los problemas de acumulación compulsiva. Consulta con el gobierno local o del condado para obtener recursos en tu región.

Por más difícil que sea, si el trastorno de acumulación compulsiva de tu ser querido amenaza la salud o la seguridad, es posible que tengas que ponerte en contacto con las autoridades locales, como la policía, los bomberos, autoridades de salud pública, servicios de protección infantil o de personas mayores, u organismos de bienestar animal.

Factores de riesgo

Por lo general, la acumulación compulsiva comienza alrededor de los 11 a 15 años, y tiende a empeorar con la edad. La acumulación compulsiva es más frecuente en adultos mayores que en adultos más jóvenes.

Los factores de riesgo son los siguientes:

  • Personalidad. Muchas personas con trastorno de acumulación compulsiva tienen un temperamento indeciso, entre otros rasgos.
  • Antecedentes familiares. Hay una estrecha relación entre tener un familiar con trastorno de acumulación compulsiva y padecer este trastorno.
  • Acontecimientos estresantes de la vida. Algunas personas padecen trastorno de acumulación compulsiva después de un suceso estresante difícil de afrontar, como la muerte de un ser querido, un divorcio, un desalojo o perder posesiones en un incendio.

Complicaciones

  • El trastorno de acumulación compulsiva puede causar múltiples complicaciones, entre ellas:
  • Mayor riesgo de caídas
  • Lesiones o riesgo de quedar atrapado en medio de artículos que se dan vuelta o se caen
  • Conflictos familiares
  • Soledad y aislamiento social
  • Condiciones insalubres que ponen en riesgo la salud
  • Riesgo de incendio
  • Desempeño deficiente en el trabajo
  • Problemas legales, como un desalojo

Otros trastornos asociados de salud mental

Muchas personas con trastorno de acumulación compulsiva también padecen otros trastornos de salud mental, como:

  • Depresión
  • Trastornos de ansiedad
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

Prevención

Debido a que poco se sabe sobre las causas del trastorno de acumulación compulsiva, no se conoce forma de prevenirlo. Sin embargo, al igual que sucede con muchas enfermedades mentales, recibir tratamiento al primer indicio de que hay un problema puede ayudar a evitar que empeore la acumulación compulsiva. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Lo último

El mantenimiento y la concesión de vías

No hay que olvidar que si las vías son mantenidas el comercio, transporte, moverán la economía.

Publicidad