Ciertos azúcares, como los que se encuentran en los dulces o helados, pueden ser dañinos para los perros al igual que para las personas, por lo que se debe evitar que nuestras mascotas consuman este tipo de productos.

''Los perros necesitan azúcar de algún tipo. Necesitan carbohidratos (que el cuerpo descompone en azúcar o glucosa) para vivir y operar. (Por ello) simplemente no necesitamos darles dulces, ya que no hay un valor agregado real", indica al portal PetMD John Faught, director médico del Centro de Salud Animal de Firehouse en Austin (Texas, EE. UU.) "Las cantidades excesivas causan inflamación en todo el cuerpo, y simplemente no es necesario", agrega el experto.

Estos azúcares de los dulces o helados le podrían traer varios problemas a su perro que van desde problemas estomacales hasta obesidad.

Publicidad

Los dolores de estómago son los más frecuentes tras la ingesta de dulces, y esto tiene una razón. ''Todos los animales dependen de las bacterias y otros microorganismos en el intestino para ayudarlos a digerir los alimentos. Una dosis más alta de azúcar que la que usan nuestras mascotas puede alterar el equilibrio de esos microorganismos y provocar diarrea, a veces explosiva, a veces con sangre y a veces incluso con vómitos", explica Ari Zabell, del Banfield Pet Hospital, con sede en Portland (Oregon, EE. UU.).

El chocolate así como del edulcorante artificial xilitol, que se encuentra en muchos dulces sin azúcar, también son otros productos prohibidos para los perros. Esto debido a que el chocolate contiene teobromina, una sustancia que puede ser venenosa para su mascota debido a que no pueden digerirla eficientemente. El compuesto le compromete el sistema nervioso y le puede causar vómitos, diarrea, aumento de la sed, jadeo o inquietud, micción excesiva, frecuencia cardíaca acelerada, espasmos musculares, convulsiones y hasta la muerte.

Los malvaviscos esponjosos y pegajosos pueden parecer inocentes, pero son un peligro para su perro. Al igual que las golosinas de menta, los malvaviscos sin azúcar contienen xilitol. Si su mascota presenta vómitos, falta de apetito o diarrea durante uno o dos días y sospecha que puede haber ingerido este tipo de malvaviscos, lo mejor será buscar ayuda veterinaria ya que el can podría estar en riesgo de pancreatitis, detalla la empresa de alimentos para mascotas Hillspet. Así también se indica que los malvaviscos tradicionales si bien no tienen xilitol, contienen grandes cantidades de azúcar, que de nuevo no son saludables para su perro.

Publicidad

Las caries dentales, el aumento de peso y hasta diabetes son otros problemas que pueden llegar a padecer los perros por el constante consumo de dulces. (I)