Pregunta: Tengo 32 años y no he tenido mucha suerte en la vida. Tengo pocos amigos y otros se han alejado porque dicen que tengo un carácter inmaduro. Eso me ha deprimido demasiado todos estos años y muchas veces no me siento normal, ya que no he tenido una novia, a diferencia de mis conocidos, amigos y familia. No tengo trabajo. Siento que mi vida ha sido triste.

Juan, provincia de Chimborazo

Respuesta: Estimado Juan, usted al animarse a enviar su inquietud a esta sección pone fin a eso que todos llamamos “suerte”. Porque su iniciativa, empujada por el ánimo de querer saber qué le sucede, ya cambia en algo el rumbo de las cosas que estarían en manos de la “no mucha suerte”.

Con esto, puede tener una idea de que los cambios se dan irremediablemente, pero también toman dirección por las decisiones que tomamos, como la suya al escribirnos; como la decisión de dejar ir las amistades que no valen la pena o la de encontrar una pareja a la que pueda ofrecerle algo. Usted protagoniza y lleva su vida, a sabiendas de que si no lo hace, ¿se lo dejaría a la suerte? 

Y a todo esto, ¿cree usted que su carácter es inmaduro? Aquello importa que se interrogue, pero ¿inmaduro con respecto a quién o qué? A la final, la pregunta es ¿está llevando su vida como desea?

Y si no, ¿por qué no comenzar ahora? Llevar su vida como desea se acompaña de respetar sus tiempos y sus procesos de crecimiento, y es lo que todos tenemos de desigual e individual, allá, lejos de lo normal. Para una próxima vez escríbanos sobre qué cosas nuevas le aparecen (oportunidades o problemas), a partir de tomar protagonismo versus la suerte. 

Carlos Silva Koppel, psicoanalista.