Es tendencia y los resultados pueden ser espectaculares. A través del microblading se puede lograr unas cejas perfectamente diseñadas y con efecto 3D que nadie creerá que no 'falsas'.  

Pero aunque este maquillaje semipermanente se ha puesto muy de moda y son muchas sus ventajas, es muy importante saber en manos de quién se está poniendo una parte muy importante del rostro. 

Aroa Macía, experta en microblading de los centros Carmen Navarro (España) detalla lo que se debe tomar en cuenta antes de someterse a este procedimiento. 

1. Cuidado con el pigmento. Podrías acabar con cejas 'arcoíris' 

El pigmento debe ser certificado y tener los registros sanitarios correspondientes. Pide que te muestren dichos pigmentos o te digan la marca que van a utilizar.

Publicidad

Siempre deben venir en monodosis de 2 ó 3 mililitros, lo que garantiza su esterilidad. Pero además de tratarse de un tema de salud, es algo fundamental si no quieres acabar con las cejas de color azul o naranja como ha pasado tradicionalmente con la técnica de la micropigmentación.

Al tratarse de un técnica superficial, pasados unos meses el color que inicialmente era moreno, se convierte en azul. Desconfía de quién utilice color negro porque está prohibido dentro de la técnica de microblading.

2. Las cejas enmarcan, no arruines tu expresión

Es fundamental que te realicen un correcto diseño de cejas antes de empezar el tratamiento. Si no lo hacen puedes acabar con un resultado que estropee tu expresión o que no encaje con tu rostro.

Los auténticos profesionales cuentan con herramientas para realizar este diseño y deben mostrártelo antes de iniciar el tratamiento.

Publicidad

3. Desconfía de las ofertas y precios demasiado baratos

Es fácil encontrar en internet y en redes sociales personas que se desplazan incluso a tu domicilio y cobran precios bajos por realizar microblading, incluyendo el desplazamiento y el retoque que debe realizarse pasado un mes. Resulta materialmente imposible cobrar tan poco si se está usando materiales profesionales.

En un tratamiento tan específico y delicado no puedes arriesgarte.

4. ¡Que no te den micropigmentación por microblanding!

Ambas técnicas trabajan el diseño de cejas pero, evidentemente su modus operandi es distinto. Solo el microblading se realiza a mano y consigue un resultado natural y con efecto 3D.

5. Infórmate bien y haz todas las preguntas necesarias antes de elegir el lugar adecuado

Busca lugares de referencia y si el profesional es experto en diseño de miradas y especialmente en microblading, mejor. Debes saber que cualquiera, aunque no sea profesional del sector, puede conseguir un título con un curso de tan solo dos días. Esto es algo que nos hace reflexionar especialmente.

Publicidad

No olvides que se realizan pequeños cortes en tu ceja para ir depositando el pigmento. Se trata de una técnica que busca la mayor naturalidad posible. Conseguir una ceja con efecto 3D requiere de mucha destreza. Si no te pones en las manos adecuadas puedes cometer un error del que te arrepentirás. Hay que trazar pelo a pelo y saber en qué dirección realizarlo para que no quede un ceja de cómic.

Dicho esto, debes saber que siempre se realiza un retoque pasado un mes y que pasado un año se aconseja realizar una revisión para conseguir mantener tus cejas con el efecto buscado. Con el tiempo, el pigmento desaparece y volveríamos a tener la ceja original.

A quiénes les preocupa si duele, es cierto que molesta pero resulta algo completamente soportable. Los primeros días se recomienda no tomar el sol y se utiliza vaselina 100% pura para cicatrizar mejor. (I)