La implementación de jornadas híbridas en sus carreras y la apertura de tecnologías son parte de los cambios que marcan el aniversario 30 de la Universidad Casa Grande, concebida inicialmente en 1992 como una extensión de la Escuela de Comunicación Mónica Herrera de Chile.

En la época más complicada de la pandemia de COVID-19, la Casa Grande se adaptó a los cambios que obligadamente se tuvieron que aplicar por las restricciones de reunión, y una vez superada esa etapa sanitaria, toma ciertos aspectos positivos de esa experiencia.

Ahora, el rector de la universidad, Ernesto Noboa Vallarino, comentó que la educación en la institución se ha declarado híbrida, con variabilidad entre clases presenciales y virtuales, entre otros aspectos, para promover el bienestar de alumnos y docentes, la optimización de recursos y uso de tecnología.

Los pregrados son más presenciales en los primeros años para que los estudiantes se conozcan entre sí, y con el paso del tiempo, tomando en consideración que algunos comienzan a laborar, la proporción cambia, explicó. A su vez, todos los posgrados son digitales.

Publicidad

“Ya no vamos a volver nunca al 2019 (prepandemia), tampoco al uso de los espacios; aquí hemos decretado el teletrabajo, promedio que vengan tres días al campus y teletrabajen dos, cada área lo ajusta a sus necesidades, puede haber un área que necesita cinco días en el campus, otra cuatro días, otra tres y dos (de teletrabajo). Hemos dicho el mínimo es tres días en campus y dos días en casa toda la universidad”, comentó Noboa, quien agregó que, además, buscan acelerar el ámbito digital en pro del bienestar de la comunidad universitaria.

Actualmente, la universidad cuenta con seis facultades de Administración, Comunicación, Ecología Humana, Arquitectura y Diseño, Arte, y Ciencias Políticas y Derecho. En general cuentan con treinta carreras de grado regular, de las cuales doce corren en formato profesionalizantes (ejercen profesión, pero buscan terminar su carrera en universidad), quince maestrías y ocho programas abiertos al público en la Unidad de Educación Corporativa (Glía).

La Universidad Casa Grande ofrece carreras de pregrado y posgrado, además de otras alternativas de profesionalización e instrucción corporativa. Foto: cortesía

La Espol se encuentra inmersa en la transformación digital a través de varios frentes

Además, bajo la metodología ‘Aprender haciendo’, entre los nuevos planes de este año está la oferta de seis tecnologías de Educación Inclusiva, Contabilidad y Asesoría Tributaria, Atención Integral a Adultos Mayores, Comunicación Digital, Diseño Publicitario y Ventas.

También se han ido sumando 17 nuevas carreras de pregrado como Negocios Digitales, Gestión Cultural, Derecho, Marketing Digital, Gestión Deportiva, Arquitectura, Diseño de Productos, Diseño Textil e Indumentaria, Psicología Educativa, Psicopedagogía, Orientación Familiar y Estimulación Temprana.

Publicidad

El actual rector destacó que en los próximos días se prevé la presentación de diez megaproyectos que tendrán un potencial de impacto masivo y capacidad transformadora hasta inicios del 2025. Estas ideas se han ido concibiendo con 40 directivos de la institución académica.

Dicha visión a futuro involucra, además de nuevas carreras adaptadas a los nuevos tiempos, temas relacionados con la infraestructura del campus, eficiencia de sus actividades, innovación de procesos, investigación y vinculación con el medio. “Creemos que nuestra innovación y creatividad facilitará la disrupción. Y más que eso, la apoyamos y la propiciamos, manteniendo siempre el constructivismo en nuestros métodos”, indicó Noboa.

La educadora Marcia Gilbert de Babra, presidenta del Consejo de Regentes y fundadora de la Casa Grande, quien también es promotora de Fasinarm, recordó que su personalidad luchadora, optimista y además de su formación en educación especial en Francia fueron importantes en impulsar su lucha diaria para conseguir lo que es hoy tanto la universidad como el centro asistencia psicopedagógica de niños con discapacidad intelectual.

Universidad Católica de Guayaquil llega a los 60 años adoptando cambios: en cada carrera hay una oferta de hasta el 25 % de manera ‘online’

“Tiene que avanzar de acuerdo con lo que el entorno te va pidiendo, más tecnología, pero sin estupidizarte, ni tecnofobia ni tecnofilia, porque la tecnología per se no es así de buena porque te puede embrutecer”, remarcó sobre el rumbo de la Casa Grande que van tomando una alternabilidad entre lo presencial y virtual.

Publicidad

En medio de los festejos por los treinta años, la educadora remarcó que los estudiantes graduados de la Casa Grande salen “con un equilibrio entre la teoría y la práctica, con sensibilidad social, con capacidad de ser innovadores, con capacidad de encontrar respuestas rápidas a las cosas”.

Marcia Gilbert, fundadora de la Universidad Casa Grande. Foto: El Universo

El miércoles, la universidad celebró con un evento solemne en el auditorio principal del campus. Allí estuvieron autoridades, directivos, docentes, entre otros. La institución recibió varios reconocimientos y mensajes de felicitaciones de instituciones y representantes de entidades como la Prefectura del Guayas, Alcaldía, Fundación Ecuador, Cámara de Comercio y Gobernación.

Actualmente, la Casa Grande tiene en promedio 2.000 estudiantes en sus distintas ofertas académicas. En estos años de labores suman aproximadamente 4.000 graduados, estimó el rector. (I)