Un adulto mayor de 65 años que había recibido la vacuna anti-COVID-19 se contagió con SARS-CoV-2 luego de 40 días de la aplicación de la segunda dosis del inmunizante.

El paciente presentó los síntomas regulares como gripe, dolores de cabeza y cuerpo, malestar general, congestión nasal y saturación de oxígeno mayor a 97 %. Ante este cuadro clínico, el equipo del Centro de Investigaciones de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES) notificó al área de Vigilancia Genómica para continuar los análisis una vez que se comprobó la infección en una prueba PCR.

El laboratorio de Ciencias Ómicas de la UEES tomó la muestra de virus para realizar la secuenciación genómica y se comprobó la infección de la persona vacunada con la variante gamma, conocida como P1 u originaria de Brasil.

Especialistas han indicado que las vacunas no previenen contagios de COVID-19, pero sí las condiciones graves de la enfermedad y las muertes. En el caso de Ecuador, se aplican vacunas de Sinovac, AstraZeneca y Pfizer, cuyo rango de eficacia oscila entre el 55 % y 95 %. “El beneficio de las vacunas es que las personas vacunadas adquieren protección contra el virus y no presentarán signos graves de la enfermedad”, indicó la institución en un comunicado.

Publicidad

Respeto a la variante gamma, una de las consideradas de preocupación por la Organización Mundial de la Salud, la UEES señaló que los investigadores de Brasil y Reino Unido han determinado que es hasta dos veces más transmisible que el linaje original, y además la probabilidad de reinfección se ubica entre el 25 % y 60 %.

La variante gamma presenta mutaciones que derivaron en 17 cambios de aminoácidos en la estructura primaria de la proteína de la espícula, que permitiría adaptarse “más fácilmente al receptor de las células humanas y descargar el ARN del virus y así incrementar la carga viral de la infección”.

Dentro de sus conclusiones, los investigadores de la UEES recomendaron agilizar la vacunación en los lugares donde se ha identificado la variante P1 y reforzar más medidas de bioseguridad.

“Las segundas olas de contagio de SARS-CoV-2 en Perú y Chile son atribuidas al incremento de esta variante en la población”, agregó la universidad.

Análisis de los últimos estudios

En el centro de investigaciones de la UEES se detectaron dos nuevos casos de la variante gamma (P1) en Guayaquil. Hasta ahora se han reportado seis infectados en el Puerto Principal, entre esos el paciente vacunado y que tuvo un cuadro moderado. También se confirmaron tres casos de variante alfa en Guayaquil, justamente el 15 % de diagnosticados guarda relación con aquella variación inglesa.

El 35 % de muestras revisadas en los últimos estudios corresponde a variantes de preocupación (alfa y gamma), el 43 % de variantes de interés (Iota o de Nueva York y su derivada B.1.526.3, además de lambda o también conocida como andina); mientras el 22 % restante comprende variantes preexistentes y un infectado con la variación emergente B.1.621 detectada en Colombia

La UEES sugirió seguir con los estudios de la variante lambda que podría estar vinculada con el aumento de casos en países de la región. “En Ecuador, el 4 % de los genomas secuenciados son de esta variante, de los 777 subidos a la plataforma internacional Gisaid hasta la semana anterior”, se indicó. (I)