Una tarde de paseo habitual entre Alejandro y su mascota Bronx terminó en contratiempo. Un perro pitbull de un vecino los atacó, pues andaba sin bozal ni collar en una peatonal de su vivienda en la Alborada, en el norte de Guayaquil.

En Guayaquil se exige la tenencia responsable de las mascotas, y esto implica que se las debe sacar con su collar a pasear y si es que el animal es agresivo con su respectivo bozal por precaución para evitar accidentes o sustos mayores, entre otros requerimientos.

Hombre murió tras ser atacado por sus dos perros ‘pitbull’, en el oeste de Portoviejo

Alejandro recordó que el pitbull se abalanzó hacia su perro -mestizo, de nueve años considerado de la tercera edad- y que al intentar apartarlos recibió las agresiones del pitbull en sus rodillas.

“Mi perro iba caminando a mi lado derecho, sujeto con un arnés y con comportamiento pasivo; mientras que el perro de raza pitbull se acercó con conducta intimidante hacia mi perro. El propietario del perro, que en ese momento estaba en la misma calle, se dirigió hacia el pitbull en el afán de contenerlo y guardarlo en su casa. El perro no tenía correa para sujetarlo ni llevaba puesto el respectivo bozal”, lamentó el joven.

Publicidad

El dueño controló y guardó al perro como si nada. “Le dije que esta situación no puede suceder en este lugar ni en ningún otro. El señor solo pidió disculpas y no se apersonó por las heridas”, contó.

Luego del ataque, Alejandro le preguntó a los dueños del pitbull si tenían el certificado de sus vacunas debido a las heridas que él tenía, quería constatar si estaba inmunizado contra la rabia, entre otras enfermedades, sin embargo, no le prestaron atención ni enseñaron estos documentos.

Se pide que toda persona debe salir con su mascota con collar a espacios públicos. Foto: Cortesía-referencial.

Según la Ordenanza Municipal de Protección, Tenencia y Control de la Fauna Urbana en Guayaquil, los dueños de mascotas impetuosas, es decir agresivas, serán sancionados si incumplen la normativa que detalla que el perro debe circular con su collar de ahogo, correa retráctil y de ser necesario bozal.

En los artículos 26, 27 y 28 de esta ordenanza se detalla que se debe tener extremo cuidado cuando estas mascotas salgan a lugares públicos, además de que luego de haber sido colocada alguna denuncia sobre la tenencia de esta mascota, personal de Bienestar Animal acudirá a realizar pruebas de comportamiento para el mejor manejo de la mascota.

Publicidad

También se añade que se debe dar un espacio apropiado para que habite la mascota, que este esté alejado de niños o de otras mascotas que puedan ser agredidas, que se lo haga esterilizar, entre otras más.

El incumplimiento de esta normativa es considerada una falta grave, por lo que las sanciones variarán entre un salario básico unificado, 18 horas de servicio comunitario, cuatro horas de charlas en Bienestar Animal. Se podrá sustituir el 50 % del valor de la multa con 36 horas de acción comunitaria en actividades del departamento de Bienestar Animal en Guayaquil.

La alcaldesa pide adoptar a las mascotas rescatadas tras maltrato animal en la ciudadela La Cumbre

A más del joven herido, otros vecinos del sector indicaron que se han visto atemorizados por el can y que desean que haya más cuidado en su tenencia para evitar accidentes.

“El pitbull invadió una casa ingresando hasta interiores de la misma, donde se encontraba su esposa, su bebé y su mascota. El vecino también expresó su preocupación y descontento, ya que el pitbull se encontraba suelto, sin correa y sin bozal”, comentó Alejandro, quien realizó la denuncia respectiva en el Municipio para garantizar que se cumpla con la tenencia responsable de esa mascota.

Publicidad

Esta problemática también se vive en otros barrios del norte de Guayaquil. Diana, residente de Samanes, comentó que la semana pasada sacó a pasear a su perro salchicha, pero se llevaron un gran susto al toparse con un pitbull cerca al parque Samanes.

“Yo pude agarrar y alzar a mi perrito salchicha, el otro perro estaba sin correa, no nos lastimó porque aún era cachorro y estaba jugando, pero si hubiese agarrado a mi perro seguro le hubiera hecho algo porque ellos son muy bruscos, es parte de su raza, no porque sean malos”, explicó.

Expresó que si ya es de conocimiento público que perros de raza pitbull y rottweiler pueden causar un ataque a otros perros y al ser humano por los antecedentes existentes, es necesario que se exija libremente que se cumpla con la ordenanza de que les coloquen una correa y bozal de ser necesario. (I)