La costumbre de algunos ciudadanos guayaquileños de colocar piscinas inflables en las veredas afuera de su domicilios, sobre todo en fines de semana o feriados, es una falta a la normativa municipal.

Las aceras, calles, parques son “espacios de uso público y su uso y acceso al tránsito general es derecho de toda la ciudadanía”.

La Dirección de Asesoría Jurídica del Municipio de Guayaquil anunció este mes la prohibición de colocar piscinas inflables o armables en estos espacios, debido a la normativa municipal vigente que permite controlar el uso y el espacio de la vía pública.

Publicidad

El artículo 4 de la Ordenanza de Uso del Espacio y Vía Pública señala que toda persona tiene derecho de transitar libremente por la vía pública del cantón, respetando el derecho de los demás.

El artículo 5 de la misma normativa detalla que es obligación de las personas “no obstruir la vía pública”, recordó Shuber Urgilés, director de Justicia y Vigilancia del municipio guayaquileño.

Sanciones

El funcionario del cabildo indicó que, de hallar este tipo de artículos armados en el espacio público durante el feriado de carnaval, se realizará el retiro temporal y se aplicará la sanción correspondiente para la devolución del bien que corresponde hasta un salario básico unificado ($ 460 este año 2024).

Publicidad

Urgilés añadió que desde el Municipio se realizarán operativos de control en la ciudad en conjunto con diferentes direcciones municipales durante el asueto que se inicia este sábado 10 de febrero y culminará el próximo martes 13 de febrero.

Desde el municipio recordaron que entre el sábado 10 y el martes 13 de febrero, 16 lagunas, piscinas y juegos acuáticos abrirán sus puertas a partir de las 10:00 hasta las 16:30. (I)