Los habitantes de la calle 44, en el suburbio de Guayaquil, transitan a diario cerca de la pared posterior de un establecimiento educativo, que fue pintado por el cabildo.

Entre las calles B y C, el cerramiento gris que estaba garabateado, en que los caminantes lo utilizaban como urinario y cuya acera permanecía con basura, fue pintado de color turquesa y ahí resalta un extracto de poema de Ernesto Carrión.

“El cielo es agua que está en tiempo pasado. Que en piedra fugaz a veces vuelve para ser nombrada”, se lee.

“Ya nosotros cuidamos”, menciona el habitante Danny Quimí sobre la vigilancia que asumieron los vecinos para que espacio se mantenga atractivo.

Publicidad

El mural es producto del proyecto municipal Letras Vivas, que destaca los pensamientos de escritores que viven o vivieron en Guayaquil. Comprende 50 obras en distintos barrios y actualmente se puede apreciar al menos una veintena en el Puerto Principal.

Escritoras exponen su malestar por proyecto municipal Letras Vivas; no hay retribución económica para autores de frases plasmadas en paredes

Pero la propuesta de impulso cultural es blanco de cuestionamientos. Escritoras reclaman el reconocimiento por la utilización de frases de su autoría. Por ejemplo, Andrea Crespo exigió a la Dirección de Cultura un pago de $ 1.000 por la compra de cesión de derechos de autor a los artistas vivos.

La directora María José Félix fue cesada del cargo el fin de semana. Ella mantenía la postura de no pago con base en una norma legal. El maestro David Harutyunyan la remplazará de forma temporal. Él es el actual director de la Orquesta Filarmónica Municipal de Guayaquil.

María José Félix, directora municipal de Cultura, fue removida de su cargo luego de reclamos por manejo de proyecto Letras Vivas

El cabildo indicó que el proyecto Letras Vivas continuaba con ajustes ceñidos a la idea original de integrar a los actores: escritores y comunidad.

Expuso el objetivo de “reconocer adecuadamente a los autores de las frases plasmadas en los murales, ya que con su participación, en todo sentido, es enriquecedora y redunda en la reactivación de la industria cultural de la ciudad”.

Y anunció la intervención integral de aquellos barrios en los que están plasmadas las frases.

Publicidad

En la calle 44, entre la B y la C, suburbio de Guayaquil, los habitantes observan un mural que forma parte del cuestionado programa municipal Letras Vivas. Foto: Jorge Aníbal Villón

En el suburbio, el habitante Quimí, taxista de profesión, habló de que necesitan la reparación asfáltica de la calle 44, ruta de la línea 79.

Su vecino Adán Cedeño mencionó que las alcantarillas o no tienen rejillas o están taponadas. Sostuvo que ciertas luminarias están averiadas y demandó la recuperación de las otras paredes del cuadrante del cerramiento de dos establecimientos educativos que existen en ese terreno. Ahí la insalubridad es notoria.

El costo del proyecto Letras Vivas asciende a $ 389.350 más el IVA. El contrato fue firmado en diciembre del 2020 bajo régimen especial. Ahí se detalla que el valor de pintado de cada pared depende de su extensión por metros cuadrados. El valor unitario por metro cuadrado es de $ 15,22.

Así, cada pared costaría entre $ 1.247 y $ 18.579, lo que ha sido considerado alto por actores de la sociedad.

Paredes de Socio Vivienda 3 se convierten en lienzo para murales de la Bienal de Arte Urbano Haciendo Calle

Los habitantes de la calle 44 también indicaron que en el sector es recurrente que jóvenes consumidores de drogas deambulen por la zona. “Esos hacheritos recién se me llevaron el retrovisor”, expuso el taxista.

En el sitio La Ladrillera, dentro de la cooperativa Flor de Bastión, los habitantes del bloque 21 son los más próximos al mural elaborado en el cerramiento del Parque Metropolitano.

Edith Verzosa, nativa del cantón Ventanas, provincia de Los Ríos, dijo que la pared pintada de amarillo y con una frase destacada del escritor Rafael Díaz Ycaza, tiene un impacto positivo en la comunidad. Pero pidió al cabildo la obra de alcantarillado, que según ella ha servido a sectores con la “loma más parada”.

Comentó que ella suma 20 años en aquella área del noroeste de Guayaquil. “Aquí rellenan y queda bonito, pero luego el invierno deja la calle como usted la ve”, mencionó sobre la rampa de tierra, la cual presenta baches.

Las alcantarillas en la vía principal supuestamente no tienen continuidad en zonas adyacentes, puesto que habitantes dependen de pozos sépticos para la evacuación de las aguas domiciliarias.

Derian Leones, otro habitante, insistió en el alcantarillado y arreglo de calles.

En la zona del noroeste de Guayaquil, el cabildo avanza con la instalación del servicio sanitario.

En Mucho Lote 1, los moradores de Villa España pedían que el Municipio intervenga las calles deterioradas por las lluvias.

El fin de semana, el presidente de una cooperativa de taxis llegó en una camioneta con desechos de construcción para rellenar los huecos que afectaban la capa asfáltica. El lunes 19 ingresaron las maquinarias.

En la zona hay un mural en los exteriores de una cancha del cabildo. (I)