Si es que las condiciones de infraestructura en los establecimientos educativos del sector de Monte Sinaí, en el noroeste de Guayaquil, no permiten el retorno a la presencialidad esos centros funcionarán en las instalaciones de planteles en buen estado.

Así lo indicó la mañana de este miércoles 24 Diana Castellanos, subsecretaria encargada de la Zona 8 de Educación (Guayaquil, Durán y Samborondón), quien estuvo en el colegio Simón Bolívar.

“Es un tema solamente de plan de contingencia. No implica una reubicación ni un traslado de estudiantes. Es solo aprovechar aquellas infraestructuras que sí nos permiten brindar el acceso a la presencialidad”, expresó la funcionaria.

En la Zona 8 hay entre 30 y 35 centros educativos que requieren de una intervención en sus estructuras.

Publicidad

Algunos de estos planteles están en Monte Sinaí, un asentamiento consolidado de la ciudad.

El retorno obligatorio y progresivo para las instituciones educativas, en el contexto de la pandemia del COVID-19 se inició el lunes de esta semana con el regreso de alumnos del bachillerato técnico y rural, a escala nacional, y además de bachillerato en Galápagos.

Castellanos indicó que en el sector de Monte Sinaí son aproximadamente 22 instituciones educativas las que requieren de un plan de contingencia.

Los planteles con afectación en sus infraestructuras pasarían a funcionar en instalaciones adecuadas desde enero del próximo año, pero eso dependerá de cómo se desarrolle el regreso a la presencialidad.

La funcionaria reiteró que el regreso a las aulas de clase por niveles y subniveles dependerá de que en los cantones respectivos se alcance el 85 % de vacunación contra el COVID-19.

El retorno a los establecimientos se ha realizado en cumplimiento a las medidas de bioseguridad dispuestas por la pandemia.

De ahí que, por ejemplo, presencialmente los estudiantes reciben el 50 % de horas pedagógicas semanales del currículum nacional.

Los ingresos y salidas de los planteles se cumplen de manera escalonada, según las autoridades. (I)