El maltrato que muchos niños sufrieron en sus hogares por parte de sus padres durante la pandemia del COVID-19 puede provocar que los menores asuman dos conductas opuestas en las aulas de clase: que repliquen esa agresividad con sus compañeros y docentes o que se retraigan y aíslen.

Ambos escenarios son propicios para convertirlos en promotores o víctimas de acoso escolar, también conocido como bullying, una problemática que si bien no es nueva podría aumentar si no se atiende a tiempo, en el contexto del retorno a la presencialidad.

En Jipijapa, estudiante quedó inconsciente tras ser golpeado presuntamente por un compañero de colegio; el hecho se produjo a la hora de salida

“Estos niños al no haber desarrollado correctamente habilidades sociales, sobre todo el tema de la asertividad y la empatía, que son las dos habilidades sociales que faltan o se carece en el tema del bullying, pueden provocar en la escuela o el colegio, ya cuando asisten de manera presencial, que se genere un aumento de esto, por el estrés, la ansiedad que provocó en los niños la pandemia”, comentó Mariela Boloña, psicóloga clínica e infantil, experta en trastornos del neurodesarrollo.

Enfocado en aquello, el Consejo Cantonal de Protección Integral de Derechos de Guayaquil (CCPIDG) realiza talleres presenciales dirigidos a estudiantes, docentes y padres de familia de establecimientos educativos. Esto es parte de la campaña “Es momento de prevenir”, que se inició esta semana.

Publicidad

Según cifras del Ministerio de Educación, desde el 2014 hasta mayo del 2018 se contabilizaron 1.461 casos de acoso escolar en Ecuador.

En el estudio Violencia entre pares en el sistema educativo: Una mirada en profundidad al acoso escolar en el Ecuador, publicado en 2018 por el Ministerio de Educación con el apoyo de Visión Mundial y Unicef, las formas más comunes de violencia entre estudiantes son de carácter verbal y psicológico.

Las charlas comenzaron en la Unidad Educativa Particular Gregoriano y en el San José La Salle. La próxima semana la iniciativa llegará a dos planteles fiscales: Sarah Flor Jiménez y Gonzalo Llona.

En cada cada jornada los alumnos participan en dinámicas como plasmar dibujos que representen la problemática, entre otras actividades.

Publicidad

Boloña es parte de los expositoras de esta campaña. Ella habla sobre la definición del bullying, señales de alerta, consecuencias y recomendaciones para proteger a los niños y adolescentes.

La especialista recomendó que para proteger a los menores del acoso escolar, en el círculo familiar se deben desarrollar habilidades sociales desde muy pequeños. ”¿Qué significa esto? Que como papá yo le voy a enseñar a mi hijo a tener empatía con los demás, con otros, y desarrollar asertividad en habilidades sociales”, refirió.

El acoso escolar es una problemática que se atiende con varias iniciativas de instancias como el Consejo Cantonal de Protección Integral de Derechos de Guayaquil y el Ministerio de Educación. Foto: El Universo

Añadió que otra clave es que los padres ejerzan control en la información que obtienen los niños a través de diferentes canales como el internet, ya que muchos de estos contenidos influyen en el desarrollo de comportamientos que no son adecuados.

Desde los establecimientos educativos, expresó Boloña, es vital que se incluya a las familias en programas o talleres de prevención, que se incentive el buen comportamiento a través de habilidades sociales y que personal del Departamento de Consejería Estudiantil (DECE) esté en contacto permanente con los estudiantes.

Publicidad

En “Es momento de prevenir” también participa personal del Ministerio de Educación. Eliana Soria, analista zonal de educación para la democracia y el buen vivir, explica a la comunidad educativa los protocolos y rutas de atención frente a situaciones de violencia detectadas o cometidas en el sistema educativo.

Luzmila Nicolalde, presidenta del Consejo Cantonal de Protección Integral de Derechos de Guayaquil, destacó la importancia de trabajar por una cultura de paz y qué mejor que hacerlo entre los más pequeños.

“Tenemos que decirles que no ofendan, que no insulten, que no empujen, que no peguen y que siempre traten de proteger al más vulnerable”, mencionó la funcionaria, quien añadió que la campaña alcanzará a alrededor de 1.600 estudiantes y se prevén otras.

¿Cómo actuar frente a casos de violencia entre estudiantes?

El Ministerio de Educación tiene vigente un protocolo. La cartera también ejecuta iniciativas para prevenir el acoso escolar a lo largo de los periodos lectivos. A continuación, algunas directrices vigentes.

Publicidad

- Cualquier persona de la comunidad educativa que tenga conocimiento de un presunto caso de violencia física y/o psicológica por parte de estudiantes hacia sus pares tiene la obligación de hacer la denuncia ante la autoridad educativa institucional, quien a su vez pondrá el caso en conocimiento de la Dirección Distrital de Educación.

- Este proceso también se lo puede hacer en línea: https://servicios.educacion.gob.ec/mogacweb/faces/paginas/formularioCiudadano.xhtmL.

- En caso de emergencia, se debe llamar inmediatamente al ECU911.

- Si en el ámbito de las prácticas profesionales de la modalidad de bachillerato técnico o técnico productivo se conoce o produce una situación de violencia entre pares, se tiene la obligación de hacer la denuncia en la Fiscalía y, con ella, poner en conocimiento ante la autoridad institucional, la Dirección Distrital, la Coordinación Zonal, la Subsecretaría de Educación o en la planta central del Ministerio de Educación.

¿Cómo enfrentar el bullying desde el hogar? Los padres pueden enseñarles a los niños que el acoso no es normal

- Si en la situación de violencia entre pares se atenta o vulnera la integridad o la vida de un niño, niña o adolescente, la persona que detectó el hecho debe denunciar el caso a las unidades judiciales de la familia, mujer, niñez y adolescencia.

- En caso de violencia entre pares (que no corresponda a formas de violencia sexual), la autoridad educativa institucional es quien debe sustanciar el proceso disciplinario de acuerdo con lo establecido por el reglamento de la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI). (I)