La exposición de cajas con modelos de piscinas inflables y armables se multiplica en locales del centro de Guayaquil, en medio de las altas temperaturas que afronta la urbe en esta época del año.

Erick Vera, quien lleva doce años como vendedor de artículos varios en el centro de la urbe, es uno de los comerciantes que atraen a los usuarios que circulan por la esquina de Coronel y Ayacucho.

Publicidad

Allí, con apoyo de otros familiares, él les muestra las opciones pequeñas de inflables y armables (tubulares), que parten de $ 20 y $ 25.

Publicidad

Asimismo, en otros corredores de la Bahía, en estos días varios comercios copan sus fachadas con cajas de distintas opciones de estas piscinas, que suelen instalarse en patios e incluso en calles de populosos sectores para distracción de grupos familiares o de amigos.

Publicidad

Publicidad

En el puesto donde atiende Vera, los clientes pueden acceder al regateo en la venta de una piscina, es decir, una rebaja de unos cuantos dólares, dependiendo del perfil del cliente.

En medio del escenario actual, con la declaratoria de estado de excepción y conficto interno armado, comerciantes como Vera promocionan las piscinas a precios que tratan de ajustar a la actual situación económica y de seguridad.

Por ejemplo, el comerciante Vera tiene otras piscinas armables (tubulares) que se cotizan en $ 100, un precio mucho menor a los $ 150 que antes pedía a los clientes.

Vera reconoció que han disminuido el rango de ganancia para motivar la compra del público, ya que a su criterio se mantiene un menor flujo de personas en las zonas comerciales tras los incidentes de la segunda semana de enero, en que se dio una incursión de un grupo armado al medio público TC Televisión.

Este comerciante dijo que a diario se venden entre tres y cuatro piscinas; sin embargo, ese movimiento es menor en un 50 % en comparación con años pasados.

Asimismo, apuntó que conforme se da la venta se abastecen con más unidades; aquello también difiere de otras épocas, cuando hacían una gran compra masiva en la época de más calor.

“La gente tiene miedo de salir. Se vino toda la economía abajo”, dijo este comerciante, quien además evidencia una baja de la venta de espuma carnavalera.

Una multa de $ 46 se cobrará a quienes vendan y jueguen con espuma de carnaval en Salinas

A los negocios y locales de venta de piscinas hay quienes se acercan a consultar por precios en estos días. Entre ellos, el jueves anterior, Mirna Sánchez se acercó a conocer el valor de una piscina grande que puede utilizarse por un grupo familiar de al menos diez personas. En un local de la calle Coronel le pidieron $ 185.

“Probablemente nos quedemos en casa (en feriado) y, para aprovechar a distraernos con mis hijos, quisiera comprar, así se evita salir mucho”, indicó la mujer.

En un local de la calle Coronel y Ayacucho, la comerciante Alexandra Murillo expuso distintos modelos y rectangulares de tamaños pequeño, mediano y grande.

Entre esas opciones indicó que hay precios desde $ 120 hasta sobre los $ 200, con dimensiones que van desde los 3,66 metros de diámetro por 76 centímetros de alto y hasta de 6,10 metros de largo por 3,5 m de ancho y 1,22 m de alto. Esta última opción cuenta además con filtros, bomba, escalera, cobertor y una lona para colocar de base.

Así será el semáforo de toque de queda en el feriado de carnaval en Ecuador

Al igual que Vera, la comerciante indicó que aún es incierto el panorama del comercio de piscinas en comparación con otros años, puesto que —según ella— la ciudadanía aún está en la indecisión de los planes para el carnaval.

“La gente siempre llevaba la piscina para pasar en casa. Ahorita no sé si piensan viajar con la situación o de repente piensan quedarse en casa”, expuso.

En las inmediaciones del mercado de las Cuatro Manzanas, en las calles 6 de Marzo y Franco Dávila, también hay otros locales que ofrecen modelos parecidos, aunque con precios más económicos para el disfrute de los infantes.

En un local, Sixto Castro, otro comerciante, tiene dos opciones de piscinas pequeñas, de 61 centímetros de diámetro y otra de 86 centímetros de diámetro por 25 cm de altura, que se cotizan desde $ 6 y $ 8.

Oferta en las cercanías del mercado de las Cuatro Manzanas. Foto: Ronald Cedeño

Además tiene otras opciones en tamaño mediano de $ 13 a $ 40 y una grande de 4,5 metros de largo por 2,20 metros de ancho y 84 cm de alto que se cotiza en $ 185 dólares.

Al igual que Murillo, Castro auguró que con la llegada del carnaval y la estancia de los ciudadanos en la ciudad pueda haber un repunte de ventas.

Castro agregó que la competencia ha aumentado en las calles de Guayaquil, por lo que trata de sostener similares precios que en anteriores años para tratar de captar clientes. Hay un rango de ganancia variable que apenas se acorta entre $ 1 y $ 8, según la dimensión de la piscina, dijo.

“Está flojo. La venta aún no sale mucho. El precio que doy es consciente. A veces no me gano mucho”, dijo el hombre. (I)