Mariana Tapia, residente del centro de Guayaquil, acudió este lunes a consultar si ya había pruebas rápidas de COVID-19 para detectar si los síntomas de malestar, moco y tos leve son a causa del coronavirus.

Así se podrá realizar personalmente un test de detección de COVID-19, que en tres semanas saldría a la venta en Ecuador

Ella comentó que no cuenta con el dinero para una prueba PCR y que le gustaría confirmar porque vive con familiares que son adultos mayores. “Estoy aislada en mi cuarto y quisiera saber. Vine porque dijeron que ya se podía vender libremente desde hoy, pero he preguntado en varias farmacias y nada”, lamentó la mujer.

El Ministerio de Salud Pública (MSP) anunció la semana pasada que desde este lunes, 15 de agosto se liberará la venta de pruebas rápidas de autodetección para COVID-19, es decir, se dará paso a la nueva norma para la venta libre de estos test, sin receta.

Ante este anuncio, pacientes han acudido a adquirir estos dispositivos para la detección del virus, sin embargo, la respuesta fue negativa en todas las farmacias de la calle Ximena y Alejo Lascano.

Publicidad

“No, aquí no vendemos eso”, “No disponemos de ese producto”, “No nos ha llegado”, “No sabemos”, fueron las respuestas de los vendedores en las cajas de las farmacias.

Una de ellas, Nicolle Endara, explicó que la demanda es alta, que en esta última semana han acudido decenas de personas a preguntar, pero que ellos desconocen también del tema, incluso han ido personas en días seguidos a consultar por el producto como en el caso de Mariana, quien reside por esa parte del centro de Guayaquil.

Y es que los casos de complicaciones respiratorias, incluido el COVID-19, se siguen sumando en Guayaquil. Pacientes llegan a centros médicos particulares, del IESS, del MSP y también los del Municipio como el Bicentenario que recibe a pacientes con este virus.

Pacientes con complicaciones respiratorias esperaron afuera del Bicentenario para ser atendidos. Foto: Ronald Cedeño  Foto: El Universo

El Arcsa informó que aún no hay ninguna prueba autorizada. “Una vez que cumplan con los requisitos, Arcsa les emite el registro sanitario y con esta certificación pueden comercializarlo, se trata de un producto sensible y por eso tenemos que vigilar su calidad y seguridad”, explicó uno de los funcionarios.

Publicidad

Para esta tarde, el Arcsa tiene previsto dar más detalles de este proceso.

En un comunicado emitido la semana pasada, el MSP informó que estas pruebas podrán realizarse en el domicilio y deberán registrarse en una plataforma habilitada por el MSP para los respectivos permisos y trámites administrativos.

Por su parte, la Agencia Nacional de Regulación y Control Sanitario (Arcsa) se encargará de controlar la calidad de los test.

En abril pasado, la Asociación Ecuatoriana de Distribuidores e Importadores de Productos Médicos (Asedim) propuso una prueba para detectar COVID-19 tipo antígenos, con toma de muestra nasales con un hisopo. Otras empresas también se han interesado por este programa.

Publicidad

Asedim se podría tomar directamente por la persona sin necesidad de un personal de salud para conocer el resultado, a un costo de $ 5 y $ 7 máximo. Ellos informaron que se mantienen en conversaciones aún con las autoridades por este tema. (I)