Alejandra, de 2 años, deberá ser inscrita en el Registro Civil con los apellidos de sus dos madres tras un fallo de la Corte Provincial del Guayas, emitido el 23 de diciembre.

Esta decisión judicial se dio luego de un proceso que se extendió durante más de dos años. María Elena y Denisse mantenían una relación sentimental y decidieron ser madres.

Para ello, acudieron a un centro médico para que la concepción sea mediante inseminación artificial, explicó Diana Maldonado, activista por los derechos humanos y quien asesoró a Denisse y María Elena.

El procedimiento médico, que les costó más de 2.000 dólares, no tuvo los resultados esperados.

Publicidad

“Ellas se quedaron con la duda de que haya sido bien hecho el procedimiento porque se encontraron con bastante hostilidad de parte de las personas que les atendieron y lógicamente ya no quisieron seguir intentando por esa vía porque también habían gastado bastante”, refirió Maldonado.

Es así que decidieron realizar una inseminación casera. En Estados Unidos compraron un kit para este procedimiento y hablaron con un amigo en común para que fuera el donante de esperma.

“Después como de tres intentos fallidos, al cuarto intento quedó embarazada. A partir de allí, el deseo de ellas era tener su familia, su hija con su apellido”, manifestó Maldonado.

Cuando nació Alejandra tuvieron varias trabas para inscribirla con los apellidos de las dos madres en el Registro Civil. María Elena y Denisse se casaron en septiembre del 2019. Un mes después nació la niña.

Publicidad

Carondelet se alumbró con los colores de la diversidad LGBTI+

“Se acerca una de las madres a las oficinas del Registro Civil en el hospital donde nació la niña para hacer la inscripción. Al principio les dijeron que llevara todos los documentos, pero cuando constatan que eran dos mujeres dicen que no pueden hacerla y que en todo caso se dirijan a la oficina central del Registro Civil en Guayaquil”, expuso Maldonado.

Agregó que en dicha dependencia se mantuvieron las trabas. En varias ocasiones, para intentar inscribirla, presentaron la sentencia emitida en el caso Satya, en el año 2018, en el que se dispuso que dos niños, concebidos mediante inseminación artificial, fueran inscritos con los apellidos de sus madres.

“En una reunión del Registro Civil nos expresaban que nadie les estaba negando la inscripción, pero que lógicamente para hacerla tenía que presentar el certificado de la clínica de fertilización. La otra era que si no tenían ese papel, pues entonces que una de ellas la registrara como la madre, madre soltera, y después la otra adoptar, algo que es imposible. Y después, el Registro Civil, a lo largo de las audiencias que se dieron, incitó prácticamente a las madres con esta petición, sugerencia, a que hagan incluso una falsedad documental, porque yo no puedo inscribir a mi hija como soltera estando casada y de paso también hasta diciendo a la otra persona que adopte, cuando la adopción para personas GLBT solteras aquí en el país no es posible”, explicó Maldonado.

Ante la negativa del Registro Civil, optaron por presentar una acción de protección por este hecho con apoyo de la Defensoría del Pueblo.

Publicidad

En medio de este proceso, Alejandra fue inscrita con los apellidos de María Elena, su madre biológica, para los trámites correspondientes en la escuela en la que iba a ingresar.

El pasado 22 de octubre se desarrolló la última diligencia en la Corte Provincial del Guayas. Dos de los tres jueces del tribunal votaron a favor de la acción presentada por las madres. El 23 de diciembre recibieron la notificación de la Corte con un fallo a favor.

Maldonado indicó que se mantendrán vigilantes ante las acciones que podría tomar el Registro Civil en este caso. En enero comenzarán a tramitar el cambio de apellidos de la menor. (I)