Como un “regalo de Dios” calificaron Marcy Salazar y Víctor Campoverde el nacimiento de sus cinco hijos, suscitado la mañana de este miércoles 9 de junio en el hospital Alfredo G. Paulson, en el norte de Guayaquil.

Salazar se recupera satisfactoriamente del parto en esa casa asistencial de la Junta de Beneficencia de Guayaquil (JBG), mientras que los cinco neonatos se encuentran bajo observación en el hospital de niños Roberto Gilbert Elizalde.

Campoverde indicó que ya decidieron los nombres: Marilyn Scarlett e Isabella Maylet, las dos niñas; y los tres niños, Mateo Ezequiel, Víctor Javier y Thiago Eduardo.

Juan Xavier Cordovez, director de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, indicó que esta entidad ofrecerá educación gratuita para los infantes, así como cinco años de atenciones sin costo en sus centros hospitalarios.

Publicidad

Empresas privadas también entregarán pañales y otros elementos que requieran los niños en forma gratuita durante varios meses.

Para el nacimiento de los cinco infantes, el hospital Alfredo Paulson conformó un equipo multidisciplinario integrado por 40 profesionales, entre ellos quince neonatólogos, seis ginecobstetras, dos anestesiólogos, cinco terapeutas respiratorios, diez enfermeras.

Iván Altamirano, director técnico del hospital Alfredo Paulson, explicó que uno de cada 50 millones de gestantes tienen embarazos quintuples. Explicó que este es un acontecimiento histórico y relevante en la vida institucional de la Junta de Beneficencia de Guayaquil.

Contó que la mujer se atendió en ese centro hospitalario desde el inicio de su embarazo. “En consulta externa se le hizo un cerclaje precoz para evitar que los niños se vengan y luego tuvo que estar ingresada dos semanas antes de su cesárea, llegó a 32 semanas de embarazo, que es un término promedio para un embarazo quintuple, y hoy pues, gracias al equipo de médicos, la paciente está muy bien”, explicó el médico.

Cecilia Massaxhe, jefa de neonatología del hospital Roberto Gilbert, indicó que los cinco infantes se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos de esa casa de salud.

“Dentro de su estado crítico podemos decir que están estables y nuestro hospital cuenta con todo el equipo tanto humano como tecnológico para poder manejar a estos pacientes”, manifestó la especialista.

Publicidad

Explicó que la estabilización de la salud de los neonatos llevará de 2 a 3 semanas. Luego, si no se registra ninguna complicación, se les emitirá el alta médica.

Massaxhe sostuvo que se planificó con anticipación el traslado de los cinco neonatos desde el hospital Alfredo Paulson al Roberto Gilbert. “Todo estaba coordinado con nuestros equipos, con nuestras incubadoras de traslado, con respiradores, todo ya estaba programado”, explicó la doctora.

José Gómez Rosales, pediatra neonatólogo, narró que el alumbramiento tuvo una duración de casi dos horas. Explicó que, al ser prematuros, la salud de los niños corre riesgo, pero están vigilados en forma permanente por los especialistas del hospital.

Gómez Rosales también fue parte del equipo médico que atendió el parto séxtuple de Érika Arteaga, el 23 de abril de 1993, en la maternidad Enrique Sotomayor (hoy hospital Bicentenario).

Arteaga visitó a Salazar este jueves, por invitación de la Junta de Beneficencia. Durante su encuentro, ella le dio consejos a la madre de los cinco niños y contó anécdotas en base a su experiencia con el parto séxtuple.

Cordovez y varios directivos de la Junta también visitaron a Salazar, la tarde de este jueves. Le obsequiaron flores y se comprometieron a brindarles apoyo en lo que requieran.

Salazar, emocionada por las muestras de solidaridad y afecto, ansía ver pronto a sus hijos, en buen estado de salud. (I)