A las 08:00 de este miércoles 9 de junio llegaron al mundo los cinco hijos de Marcy Salazar, una joven de 28 años que se convirtió hoy en la primera mujer en dar a luz a quintillizos en el hospital de especialidades Alfredo G. Paulson, de la Junta de Beneficencia de Guayaquil.

Fueron tres niños y dos niñas, que nacieron en condiciones estables, mediante un parto por cesárea, se indicó.

La primera en nacer pesó 1.290 gramos. El segundo bebé tuvo un peso de 1.294 gramos; el tercero, 1.180 gramos; el cuarto, 1.366 gramos; y el quinto, 1.600 gramos.

Érika Arteaga, la mamá de los sextillizos, ya es abuela; su nieta nació en Guayaquil

Marcy dio a luz a la semana 31 de gestación. Su concepción fue de forma natural, se dijo. Ella reside en el noroeste de la ciudad, en Flor de Bastión, con su pareja, Eduardo Campoverde, quien labora en el área de mantenimiento del consorcio Urvaseo, la empresa encargada de la recolección de los desechos sólidos en Guayaquil.

Publicidad

Otro caso de un parto múltiple similar se registró en Guayaquil en 1993. Fueron sextillizos. Se trató del nacimiento de los hijos de los esposos Mirko Rodic (argentino) y Érika Arteaga (manabita), que ocurrió un 23 de abril en la entonces maternidad Enrique Sotomayor, de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, en el centro, que cerró sus puertas con ese nombre en el 2016 para darle paso al Hospital Alfredo Paulson, en el norte, donde se atenderían los nuevos partos.


Ahora, para el nacimiento de los cinco hijos de Marcy Salazar, el Hospital Alfredo Paulson organizó un equipo multidisciplinario conformado por unos 40 profesionales, entre estos, seis ginecobstetras, quince neonatólogos, dos anestesiólogos, cinco terapeutas respiratorios y diez enfermeras.

El equipo médico lo integraban profesionales de los hospitales Alfredo Paulson y de niños Roberto Gilbert, ambos de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, que están en el mismo complejo. Y las tareas de atención del parto fueron divididas en tres quirófanos de la primera casa de salud.

Los doctores Iván Altamirano y Herbert Ugarte lideraron el grupo médico.

“La paciente recibía atención en el hospital desde el inicio de su gestación y a las catorce semanas se le realizó un cerclaje precoz para evitar que el cérvix del útero se abra”, indicó, en un comunicado, la Junta de Beneficencia.

Publicidad

Ahí se agregó que con la reapertura del hospital Alfredo Paulson (que en este año cerró temporalmente sus puertas desde el 19 de marzo hasta mediados del mes pasado), Marcy y su esposo optaron por continuar su control en esta casa de salud. Antes recibieron atención en el Hospital Universitario.

“Desde el 28 de mayo permaneció en la sala C1 hospitalizada bajo todos los controles para mantener a sus bebés el mayor tiempo posible en su vientre y nazcan en las mejores condiciones”, se agregó.

Los cinco hijos de Marcy Salazar con el personal de Neonatología, en la sala de Cuidados Intensivos del hospital de niños Roberto Gilbert, donde estarán en termocunas por observación. Foto: Cortesía

Tras el parto, los hijos de Marcy pasaron a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) neonatales del hospital Roberto Gilbert, ubicado junto al Alfredo Paulson, para estar en observación en esa zona.

Y la mamá permanecerá en el hospital Alfredo Paulson para su recuperación, se agregó.

A nivel mundial se registra un embarazo múltiple en cada 47′000.000, según las cifras.

En Ecuador y en Guayaquil los registros de estos casos son el de los sextillizos de los esposos Rodic Arteaga y ahora el parto quíntuple de Marcy Salazar. Desde el 2016, en el Alfredo Paulson se han dado 1.120 partos múltiples: 1.099 fueron dobles y 21, triples.

Consejo de padre de los sextillizos de 1993

Mirko Rodic, ahora de 67 años y padre de los sextillizos de 1993, cuenta que pese a las dificultades que en su momento enfrentaron, como la muerte de dos de sus seis hijos, pudieron sacar adelante a sus otros vástagos y que ahora disfrutan de la alegría que les dan sus descendientes, quienes lograron ser profesionales.

Estos esposos ya tienen una nieta y otra más viene en camino. Cuentan que no fue fácil atender y mantener económicamente a todos sus hijos, pero que con fe en Dios, con paciencia, sacrificio, amor y esperanza, todo se puede.

Que no se desesperen y que tengan confianza en Dios son dos de los consejos que Mirko le da a la pareja de padres recién estrenada. “La situación económica actual no es fácil..., pero hay que confiar..., saldrán adelante”, dice. (I)