El número de casos de COVID-19 aún es alto en Guayaquil y hay un pico que aún no desciende como para cambiar de semáforo rojo a amarillo, consideran médicos especialistas del Puerto Principal, quienes aconsejan que se mantenga en rojo hasta constatar un descenso sostenido.

Después de una semana de estar en semáforo rojo, Guayaquil, al igual que otros 178 cantones del país, pasó desde el domingo a semáforo amarillo, es decir, saltó de alto riesgo a un riesgo mediano, según el COE nacional.

La decisión de esa instancia nacional se fundamentó en que los últimos datos divulgados por el Ministerio de Salud Pública (MSP) indican que se observa una disminución en el número de casos diarios de COVID-19 en Guayaquil: de 1.015 casos que se reportaban hasta el 18 de enero pasaron a 834 el 22 de enero.

¿Cambió el escenario epidemiológico de Guayaquil? Dos cifras que proyectan realidades distintas

El escenario que pinta una caída de casos y las atenciones, sin embargo, contrasta con los datos presentados ayer por el Municipio de Guayaquil. La alcaldesa Cynthia Viteri indicó que “los casos de COVID-19 siguen aumentando en Guayaquil”.

Publicidad

Así, por ejemplo, la cifra de fallecidos en estas tres semanas aumentó de 5 a 19 por día. La ocupación de camas de UCI subió de 52 a 265; y la de hospitalización, de 107 a 485. Los pacientes pediátricos en UCI subieron de 8 a 10, y hay 40 en hospitalización, según la alcaldesa Cynthia Viteri.

Ante este escenario, médicos epidemiólogos y especialistas que tratan casos de COVID-19 en Guayaquil se mostraron algo preocupados por la disposición del cambio de alerta, ya que consideran que aún no es el momento por la cantidad de pacientes y enfermos que se siguen reportando.

El médico epidemiólogo Johnny Real, del Colegio de Médicos del Guayas y exdirector del sistema de vigilancia epidemiológica del MSP, explicó que en Guayaquil se continúan detectando nuevos casos que sostienen el pico que también se desarrolla a nivel de país.

“Es un decisión muy prematura para la situación epidemiológica que se vive en Guayaquil. Una cosa es manejar estadísticas nacionales, y otra, locales. Dentro de las estadísticas locales podemos tener sectores con mayor incidencia de contagios, y eso pasa en la ciudad más grande del Ecuador, Guayaquil”, indicó.

Publicidad

En los hospitales aún hay un ocupación importante por casos de COVID-19. José Beltrán Foto: El Universo

Además, argumentó que esta ciudad es eje económico y de referencia de atención médica y hospitalaria para ciudadanos que llegan de sus entornos, como Los Ríos, El Oro, Manabí, Santa Elena, Cañar, etc.

En un reporte de ayer, el MSP informó que no existe lista de espera en los hospitales de esa cartera, ya que han disminuido de manera paulatina la llegada de casos. Y que existe la capacidad de ampliación de camas.

Además se habilitó la aplicación de clases semipresenciales de forma opcional en los planteles que ya tienen su plan establecido y aprobado por parte del Ministerio de Educación. Esta situación llevó a desacuerdos con la alcaldesa Cynthia Viteri, quien insistió en que ningún plantel de la urbe iba a recibir a los estudiantes por prevención de casos; si no, se lo iba a clausurar.

“Debemos vacunar a todos nuestros estudiantes para precautelar su salud”, indicó la alcaldesa, que agregó que la decisión cuenta con respaldo de la Unión Nacional de Educadores, núcleo del Guayas.

Publicidad

Real acotó que este panorama no es el correcto para que los niños vayan a clases presenciales, ya que a más del alto riesgo de COVID-19 también hay virus respiratorios debido a la estación climática, lo que los hace más propensos a enfermarse.

Otro argumento que detallan médicos locales es que un registro es la estadística del Ministerio de Salud de lo que se ve y que se confirma, de lo que notifican, pero no la real situación que se presenta en Guayaquil con relación al COVID-19, por lo que se recomienda esperar un par de semanas más en rojo para hacer la valoración y ver si se da el paso a semáforo amarillo.

El doctor Wilson Tenorio, presidente del Colegio de Médicos del Guayas, explicó que se debe esperar una semana más para analizar bien la situación y que empiecen a bajar los casos de COVID-19 en la ciudad para que pase de semáforo rojo a amarillo.

Este Diario solicitó entrevista con médicos de la Dirección de Salud del Municipio o de la Mesa Técnica del COE cantonal, sin embargo, por reuniones debido a la situación epidemiológica del COVID-19, hasta el cierre de la edición, no hubo respuesta. Se indicó que hoy anunciarían las cifras según la semana número 3 del 2022. (I)