Más de 1.500 jóvenes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de las ciudades de Quito, Otavalo, Guaranda, Riobamba, Ambato y Cuenca realizan sus sesiones de la convención Fortaleza de la Juventud (PFJ), que este año tiene el lema “Confía en Jehová”.

Este evento se efectúa en un campamento ubicado en el Valle de los Chillos, y en Cuenca en el Centro de Convenciones de Baguanchio. Estas sesiones están dirigidas por los Matrimonios Directores, Mauricio Vernaza y Damaris Cardona, y José Romero y Amparo Cadena, de Quito; de Otavalo Edwin y Paola Donoso; de Cuenca César Padilla y Fernanda Pintado.

Más de 1.500 jóvenes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de las ciudades de Quito, Otavalo, Guaranda, Riobamba, Ambato y Cuenca realizan sus sesiones de la convención Fortaleza de la Juventud (PFJ).

El PFJ (Para la Fortaleza de la Juventud), es un campamento donde ayudamos a los jóvenes a creer y confiar más en Dios y en ellos mismos, como el lema de este año lo indica (Proverbios 3:5-6), por medio de actividades donde desarrollan sus talentos y sobre todo actividades espirituales llega hacer lo más importante, en un mundo muy conflictivo, nuestros amados jóvenes tienen esta semana para reencontrarse y alinear sus pensamientos y tomar fuerza en su vida espiritual, manifestó el élder Ricardo Nieves.

Definitivamente uno es el joven que entra al inicio de semana y otro es el que sale el sábado, tiene tantas experiencias especiales que es lo que buscamos que vivan para que tengan para vencer las adversidades, he podido hablar, sentir y ver en ellos esa necesidad de acercarse más al Salvador Jesucristo y en los campamentos PFJ logramos que este objetivo se cumpla, indicó el también setenta autoridad de área.

Publicidad

“Estamos en una época completamente difícil para la juventud moderna, el Señor Jesucristo los conoce, sabe de sus desafíos y pruebas y ha diseñado la conferencia para la juventud, para ayudarles a tener esa fortaleza requerida para tomar las decisiones acertadas que son necesarias a su edad”, indicaron Mauricio Vernaza y su esposa, Damaris Cardona, directores del FSY.

Mientras que el director de la sesión de Cuenca, César Padilla, dijo: “Este programa es una manera de recordar a todos ellos que son hijos de Dios, que son especiales, que son amados, que aún hay alguien que se preocupa por ellos”. (I)