Septiembre fue designado por la comunidad internacional como el Mes de Concientización del Cáncer Infantil. Durante estos días, varias organizaciones brindan apoyo a las familias que lidian con esta situación.

Entre las adversidades que presentan los pacientes pediátricos oncológicos es la continuidad de sus estudios escolares, debido a las dificultades que se producen por los tratamientos de quimioterapia y radiación.

Por ello, Pausa por una Buena Causa, un proyecto universitario de acción social ejecutado por estudiantes egresados de la Universidad Casa Grande, ideó un programa educativo para ayudar en la etapa formativa de los niños que luchan contra este tipo de enfermedad.

Esta iniciativa, denominada LUPA (Ludificación para el Aprendizaje), ofrece un espacio de aprendizaje virtual con actividades lúdicas con las cuales busca acompañar a estos niños y a sus familias en el camino educativo y socio afectivo, con el fin de fortalecerán vínculos afectivos, aspecto fundamental para el bienestar emocional del paciente pediátrico oncológico. Este programa se encuentra en su página web oficial.

Actualmente, LUPA trabaja con familias de distintas provincias del Ecuador, como Guayas, Pichincha, El Oro, Los Ríos y Manabí. Por el momento, colaboran en conjunto con la fundación Ronald McDonald’s para ayudar a 12 familias.

La iniciativa fue diseñada por estudiantes universitarios, con la cooperación de directores de instituciones, docentes y madres de familia de pacientes pediátricos oncológicos. El proyecto se encuentra en su fase piloto, teniendo una duración de 10 semanas. Con la experiencia de las familias participantes, esperan pulir el programa e implementar mejoras para que en el futuro más niños puedan beneficiarse.

Se puede encontrar mayor información sobre este proyecto en su cuenta de Instagram @pausaporunabuenacausa. (I)