El hospital del IESS Los Ceibos entregó en calidad de préstamo a otras unidades de salud varios fármacos que compró en exceso. La Contraloría detectó que esas medicinas no habían sido recuperadas por el hospital.

En un informe de 154 páginas, aprobado en febrero de este año, la Contraloría analizó las compras de ese hospital desde enero de 2020 al 31 de agosto de 2021. Ahí detalló que con la autorización de la gerencia general (Susana Mera y César Vargas) encargada se transfirieron 120.000 unidades de carvedilol sólido oral de 25 mg, una pastilla para tratar la insuficiencia cardiaca, a otros centros médicos del Seguro Social.

Esto se repitió con 630.000 tabletas de losartán de 50 mg y 446.000 de losartán de 100 mg, grageas recomendadas para quienes padecen de hipertensión, pues reduce la presión arterial. Las cantidades dadas correspondieron al 47 % de carvedilol, 75 % de losartán de 50 mg y 37 % de losartán de 100 mg de lo adquirido por e hospital, el segundo más grande del IESS en Guayaquil.

Publicidad

“Mi vida está en riesgo, soy una persona joven”, ruego de paciente del IESS que no recibe medicamentos

Estos dos medicamentos (carvedilol y losartán) los había comprado el hospital dentro de un contrato por $ 359.500 con el proveedor Franklin García Jiménez, a fines de 2020. En enero de 2021 la gerencia de Los Ceibos envió los fármacos a otras unidades.

“La gerenta general encargada solicitó a las casas de salud que los préstamos sean devueltos en un plazo de 60 días, por lo cual el equipo auditor requirió información a la referida autoridad, solicitando se indique las gestiones efectuadas a fin de recuperar dichos medicamentos, sin recibir respuesta”, señaló.

El hospital no verificó sus bodegas antes de aprobar la necesidad de compra “lo que ocasionó que los medicamentos al no tener la rotación estimada fueran entregados en calidad de préstamos a casas de salud”.

Publicidad

Estos fármacos, recalca la entidad auditora, se adquirieron para satisfacer la demanda del hospital. Pero no se realizaron gestiones para recuperarlos y “el hospital no contó con estos fármacos para afrontar la demanda hospitalaria”. (I)