Que la prioridad en medio de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus es evitar la deserción estudiantil a nivel nacional y que para ello es necesario un retorno a las aulas de clases que garantice seguridad a la comunidad educativa.

Esa fue una de las conclusiones expresadas este miércoles 7 por la ministra de Educación, Monserrate Creamer, durante un conversatorio virtual en el que participaron varias organizaciones internacionales.

La funcionaria indicó que con miras a agilizar el retorno a las aulas, el Ministerio de Educación tiene un plan de vacunación que incluye a 164.269 docentes del sistema fiscal, 3.505 profesores fiscomisionales, 1.784 maestros municipales y 45.951 catedráticos de planteles particulares.

En total el programa abarca a 215.509 profesores.

Publicidad

Actualmente en el territorio nacional 415 establecimientos educativos han retornado progresivamente a las aulas, cumpliendo con los protocolos dispuestos por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional.

Eso involucra a 18.288 estudiantes y 1.372 profesores. Según un monitoreo efectuado en once instituciones educativas, dentro de este proceso se ha detectado contagio de COVID-19 en cinco docentes.

En la actividad, la secretaria de Estado habló, entre otras cosas, de las inequidades entre las zonas urbanas y rurales reveladas por la pandemia, como el acceso a la tecnología.

A propósito del distanciamiento social sugerido a nivel mundial para contrarrestar los contagios de COVID-19, en el país se implementó la modalidad virtual en los procesos de estudio, pero no todos los estudiantes tienen acceso a internet, y esa situación ha vuelto compleja la realidad de cada alumno en el contexto actual.

“Nosotros estamos promoviendo, y ojalá siga adelante, una flexibilización total del sistema educativo desde la normativa, incluso, ahora que está en proceso de reforma la LOEI ( Ley de Educación), tratar de que sea lo más flexible posible, porque, nuevamente, la mejor forma de adaptarse al cambio es con la flexibilización”, expresó Creamer.

En el país 90.000 estudiantes (2%) que estaban matriculados en el periodo escolar 2020-2021 ya no están estudiando, según la encuesta sobre la situación de los niños, niñas y adolescentes en su actual proceso educativo realizada por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en noviembre pasado.

Publicidad

Otros resultados de esa medición son, por ejemplo, que seis de cada diez estudiantes consideran que están aprendiendo menos o que solo dos de cada o diez alumnos tienen equipos tecnológicos para su uso personal.

Ruth Custode, especialista en educación de la oficina regional de Unicef, señaló que en el país ya hay un protocolo para el retorno a las aulas de clases y en ese sentido, sostuvo, lo que falta es más compromiso de los involucrados en el tema.

“Es entender que si los niños no van a la escuela estamos perjudicando no solamente su presente, sino su futuro. Y creo que en ese sentido necesitamos reforzar ese compromiso y esa confianza de los padres de familia para que puedan mandar a sus hijos a la escuela, de los maestros para que a pesar de que no todos estén vacunados puedan ir a la escuela y trabajar, y de todas las autoridades que participan”, refirió.

En el conversatorio virtual denominado ‘¿Es posible reencontrarnos en las aulas?’ también participaron Adrián Díaz, representante de la Organización Panamericana de Salud (OPS/OMS) en Ecuador; María Fernanda Porras, psicóloga especialista en protección infantil y educación; y Diana Rodríguez, directora de la Unidad Educativa Zuleta. (I)