Ante el aumento de los recursos destinados para el trapeado de zonas regeneradas de Guayaquil entre el 2018 y 2020, la fundación municipal Guayaquil Siglo XXI respondió a este Diario que los procesos adjudicados en ambos años no se pueden comparar por tener “grandes diferencias”.

Xavier Álvarez, gerente de la institución, aseguró que los montos se triplicaron luego de que el directorio de esta institución aprobara un ‘plan de reforzamiento de limpieza sanitaria, hidrolavado y desmanchado’ en los sectores de mayor concurrencia, lo que significó mayor cantidad de maquinaria, equipos de aseo, suministros químicos y trabajadores.

“El estallido de la pandemia en marzo del 2020 resaltó aún más la necesidad de mantener los sectores públicos de presencia ciudadana en las mejores condiciones sanitarias posibles, para contener la propagación del COVID-19”, aseguró el funcionario.

El año pasado, en la gestión de la alcaldesa Cynthia Viteri, el monto destinado para la limpieza de calles y sectores fue de $ 18,6 millones en doce procesos; mientras que en 2018, en la administración del exalcalde Jaime Nebot, fue de $ 6,3 millones, según se detalla en el Sercop.

Publicidad

Contratos de trapeado en zonas de Guayaquil en el 2020 superaron al 2018 en costo, personal, servicios, áreas de cobertura y plazo

En una revisión realizada por este Diario a algunos de estos contratos se evidenciaron diferencias en los procesos de ambos años, con un plazo mayor, el triple de personal, más equipamiento y nuevos servicios en 2020.

La fundación, a través de un correo, se refirió a estas diferencias: “Los contratos del 2018 contemplan un plazo de servicio de 18 meses; los contratos del 2020 tienen un plazo de dos años. Obviamente, a mayor plazo, mayor costo”.

En 2018 se atendieron 213 zonas regeneradas (1,2 millones m2), mientras que en 2020 se abarcaron 301 sectores (1′5 millones m2) de la ciudad, según la institución municipal, la cual destacó que los trabajadores de limpieza aumentaron de 343, en 2018, a 915, el año pasado.

La frecuencia de limpieza de hidrolavado, según la entidad, pasó de dos (en 2018) a ocho veces (en 2020) al mes, y el barrido se da tres veces al día, una más que en 2018.

En el nuevo servicio de desmanchado, creado en 2020, se destinaron $ 326.491, según la institución, que refirió también que el equipamiento aumentó de 1.128 (2018) a 1.635 máquinas e implementos de limpieza, el año pasado.

En ambas administraciones, tanto en 2018 como en 2020, se repiten cuatro contratistas: Manlim S.A., Cleanstar S.A., Rommel Camba Coello e Inmobiliaria Intelca. Sobre esto, la fundación señaló: “Existen algunos contratistas nuevos que no constaron en los contratos del 2018. Otros son recurrentes probablemente dada la experiencia y conocimiento del mercado y manejo del servicio”. (I)