Era una pareja joven. Estuvieron por más de seis meses en un departamento en la planta baja de una casa rentera en la Alborada, en el norte de Guayaquil. Pagaron el arriendo por adelantado. No tenían problema con el resto de vecinos ni el arrendatario.

Solo avisaron de un momento a otro que se tenían que mudar. Lo hicieron, pero olvidaron algunos enseres, por lo que regresaron a las diez del martes pasado y una hora después, unos sujetos en moto pasaron, dispararon y lanzaron un artefacto explosivo contra ese departamento.

Propietarios de viviendas renteras comentan que hay personas que buscan alquilar y realizan pagos por adelantado. Foto: Ronald Cedeño. Foto: El Universo

Este hecho violento en la Alborada alerta a los propietarios de las casas renteras en ese sector del norte, sobre todo porque el nivel delictivo en esa zona ha aumentado “demasiado”.

Ayer circularon anuncios sobre la advertencia del pago de “vacunas” en varias etapas de la Alborada, lo que ocasionó temor entre muchos comerciantes de esa zona.

Publicidad

La semana pasada tres personas fueron asesinadas mientras estaban en los exteriores de una vivienda en la séptima y octava etapa, es decir, cerca de donde se dio este nuevo atentado.

Después de compartir una comida, tres familiares fueron asesinados afuera de vivienda en la Alborada

Pero ¿qué pasa? Varios propietarios explicaron que han aumentado los expendedores de droga en esa zona y esto ha generado más problemas de inseguridad.

Residentes de la quinta etapa indicaron que hay sitios donde se tiene sospecha de microtráfico, pero no se realizan operativos policiales, denunciaron los vecinos.

Ellos comentaron que ven llegar vehículos desconocidos frecuentemente, motorizados, también los que hacen delivery y personas a pie.

Publicidad

Uno de los residentes de ese sector de la Alborada comentó que no hay buena relación con la Policía de la zona, pues cuando se ha pedido un auxilio a través de un chat que se habilitó, la reacción es lenta.

Comerciantes de la Alborada se mostraron alarmados por el cobro de "vacunas", dinero a cambio de tranquilidad en el sector. En estos días se viralizó este panfleto por el sector.

“Este problema debe ser focalizado en los sectores, trabajar con la comunidad. Estamos atemorizados. Si uno denuncia, se enteran los pillos y mandan a amenazar con esas volantes o a matar”, explicó uno de los residentes de la décima etapa de la Alborada.

Este Diario solicitó información a la Policía Nacional en ese sector, sin embargo, indicaron que estaban en un operativo y no podían dar declaraciones.

Consejo de residentes

Algunos corredores de bienes raíces de esa zona detallaron que muchas veces hay ciudadanos que buscan alquilar y pagan adelantado para que no les hagan tantas interrogantes ni revisiones.

Publicidad

“Como los dueños ven la plata ahí, obviamente la toman, pero no se imaginan lo que puede pasar. Es por eso que es necesario revisar el factor económico y también de seguridad. Se revisa si tiene una denuncia en Fiscalía, antecedentes penales”, explicó uno de ellos que prefirió no dar su nombre por seguridad.

Agregó que no solo se revisa la información de los que firman el contrato, sino también de quienes van a vivir en la casa, de cada uno de los integrantes. (I)