El Municipio de Guayaquil declaró en emergencia el arbolado urbano de la ciudad ante la presencia de plagas que afectan a varias especies desde hace algunas semanas.

Como parte de las acciones inmediatas, la alcaldesa Cynthia Viteri informó que se reforzarán los recorridos de fumigación en parques de la ciudad y se trabajará con otras instituciones para rescatar los árboles y áreas verdes de la ciudad.

En las últimas semanas en varias zonas de la urbe, como en las avenidas Agustín Freire y Francisco de Orellana, se ha evidenciado la presencia de árboles afectados con plagas como la cochinilla. Por ejemplo, el 18 de enero del presente año se cayó un árbol de cebra en la calle España, vía de ingreso a Puerto Santa Ana, al pie del colegio José Domingo de Santistevan.

Luego de una inspección, otros cinco árboles de la misma especie, Erythrina indica picta, conocida como cebra, fueron talados. Las raíces y la parte central de los troncos estaban destruidos por la plaga conocida como avispa, que derivó en el ingreso de hongos, justificó el cabildo. En su remplazo, personal municipal sembró diez árboles de guayacán azul en esa misma zona.

Una acacia roja también se retiró de un parque de Lomas de Urdesa, por la presencia de hongos y termitas. Incluso, concejales, representantes municipales y vecinos participaron de un ritual de agradecimiento a la especie y luego se colocó un árbol de guayacán negro en ese mismo sitio.

El cabildo prevé ubicar 4.000 nuevos árboles en distintas zonas de la ciudad. “Para fortalecer nuestros ecosistemas”, señaló Viteri, esta tarde.

El problema de plagas también se observa en sectores de Samborondón. (I)