Dos jóvenes que fueron rescatadas de la adicción de drogas ahora son parte del equipo de enfermería que hoy se presentó en la inauguración del primer Centro de Tratamiento Primario de Desintoxicación de drogas exclusivo para mujeres, ubicado en el bloque 9 de Bastión Popular, noroeste de Guayaquil.

En este centro, parte del programa Por un futuro sin drogas, se dará atención gratuita a mujeres por 28 días, en la etapa de desintoxicación. Allí las mujeres podrán estar internadas para seguir el tratamiento inicial o primario.

La doctora Julieta Sagñay, directora del proyecto, explicó que luego del mes de recuperación se evaluará a las usuarias para que continúen con su tratamiento de forma ambulatoria directamente en el centro, o de ser necesario continuar con la atención en un centro de recuperación del Gobierno.

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, señaló que este es el primer espacio de desintoxicación destinado solo para mujeres de 18 años en adelante. En esta obra de índole social, el cabildo invirtió $ 1′028.268,08, además de $ 140.000 en equipamiento y medicinas.

El espacio cuenta con sala de desintoxicación con diez camas. Durante su construcción, la obra generó 65 empleos directos y 33 indirectos. Además tiene un área social, piscina, juegos biosaludables y canchas de uso múltiple, baterías sanitarias, áreas verdes, estación de enfermeras y área de doctores, consultorios de terapia psicológica, psiquiátrica, medicina interna, trabajo social, terapia ocupacional ambulatoria, enfermería, taller de oficios, farmacia, entre otros espacios.

La doctora Sagñay comentó que con este son cinco los espacios municipales que actualmente atienden casos y problemas de adicciones a las drogas en la ciudad. Uno es la llamada Clínica móvil 30, que da tratamiento ambulatorio y que recorre diversos sectores (según un cronograma establecido), y otro es el área de tratamiento con internación que está en el Hospital Bicentenario. También están dos centros que son para atención psicológica y seguimiento, que están en Fertisa, en el sur, y en Zumar, junto a Mucho Lote 1, en el norte.

Sagñay agregó que en todos estos centros también se harán campañas de prevención a familias para evitar que más jóvenes sigan perdiéndose en la adicción y lleguen a una etapa crónica, que incluso se vinculen con la delincuencia.

La alcaldesa Cynthia Viteri recordó que esta decisión surgió durante su campaña política porque muchas madres de familia en barrios le pedían que salvaran a sus hijos de la drogadicción. “Se atenderán 30 mujeres por mes, 400 por año, a más de 5.000 atenciones ambulatorias. También se saldrá a hacer prevención junto con la Cruz Roja a más familias en los barrios, para evitar que más jóvenes sufran”, comentó la alcaldesa.

Por chats y ‘servicios a domicilios’ llega también la droga a hogares en Guayaquil; en barrios ven con preocupación el aumento del consumo

El programa Por un futuro sin drogas comenzó en agosto del 2019 y desde entonces hasta la fecha se registran 8.400 pacientes que han estado en tratamiento. De ellos, el 14 % se encuentra en recuperación y en proceso de reinserción, se indicó. (I)