Aunque se trató de una suspensión parcial, la medida causó estragos en varios sectores de Guayaquil, donde usuarios del transporte urbano reportaron hasta 40 minutos de espera por buses no pasaron por sus rutas habituales. Ocurrió en el centro; en avenidas del norte como la Francisco de Orellana; en el sur, en calles como Tungurahua, la tarde del lunes.

Eso, mientras paralelamente dirigentes del gremio del transporte se reunían con funcionarios de la gobernación del Guayas, del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM).

Los transportistas urbanos expresaron su preocupación ya que el incremento gradual del diésel cada mes, más la restricción de llevar pasajeros en un 50% de la capacidad de los buses, por la pandemia del COVID-19, los está afectando.

El precio del diésel 2 y diesel premium, que se emplea en el sector automotriz, entre otros, varía (al alza o a la baja) en un máximo de 3% cada mes y ya no en un 5% como pasaba desde mayo pasado, cuando se empezó a usar el sistema de bandas de precios para los combustibles.

Publicidad

Este mecanismo se aplica desde el 12 de enero de este año para el diésel, según el Decreto Ejecutivo 1222 suscrito un día antes por el presidente de la República, Lenín Moreno.

Carlos Peralta, presidente de la Unión provincial de cooperativas de transporte urbano del Guayas (Uprocotu), señaló que ahora el galón del diésel cuesta $ 1,34, pero que en las próximas horas el valor aumentará $ 0,04, es decir, se ubicará en $ 1,38.

En Guayaquil, expresó el dirigente, dependiendo del recorrido y frecuencia cada unidad gasta en promedio 35 galones al día. Hasta antes de agosto, cuando el galón del diésel costaba $ 1,04 el gasto diario en combustible significaba al transportista $ 36,04.

Con el precio actual ese valor es de $ 46,90, agregó Peralta.

Como no va a haber focalización no queda más que hacer el estudio y ver la afectación y lamentablemente tendrá que subir la tarifa (del pasaje)”, refirió el dirigente la mañana de este martes 9.

Vicente Taiano, gerente de la ATM, refirió que la situación del lunes no se repetirá, que si un transportista suspende nuevamente su ruta aplicarán las sanciones económicas, penales e incluso de revocatoria del permiso de operaciones.

“Hemos dispuesto desde este momento operativos de control por dos particulares; el primero, que se cobre la tarifa de $ 0,30, que es la tarifa vigente para el uso de la transportación pública, por un lado, y en este momento ya se están realizando los operativos, fundamentalmente, hacia el noroeste de la ciudad, en donde hemos recibido algunas quejas ciudadanas; y adicionalmente, también vamos a hacer operativos de control, si el día de hoy un transportista suspende la ruta vamos a aplicar la norma, que va desde sanciones económicas, que son importantes, inclusive hasta revocar el permiso de operación y no digamos aquello que la ley penal prevé, que es la paralización de un servicio público, que tiene una sanción con cárcel”, dijo.

La entidad, agregó, ejecutará operativos para controlar que se cobren los $ 0,30 del pasaje. La ATM dispuso la contratación de un estudio para verificar la afectación que hay para los transportistas con relación al precio del diésel. (I)