Fabiola Torres solicitó varias veces que la dejaran ingresar a la oficina del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess), la mañana del miércoles 1. En esa dependencia situada en el centro de Guayaquil, el guardia privado le negó la entrada luego de darle un papel en el que constaban números telefónicos institucionales.

"Quiero ver eso de la cesantía, de los fondos de reserva, saber cuánto hay que pagar, no me deja entrar porque me pide evidencia", subrayó la mujer mostrando decepción y enojo.

Una vez que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional autorizó a partir del miércoles 1 de julio el trabajo presencial de un máximo del 50 % de servidores por empresa, más aglomeraciones de ciudadanos se evidenciaron en dependencias públicas y privadas del centro de la ciudad, cuyas colas ya no fueron exclusivas para las instituciones bancarias.

Esta directriz del 50 % para el trabajo presencial se aplica en cantones con el semáforo sanitario en color amarillo, como sucede con Guayaquil. El COE exceptuó a Quito, donde el máximo de servidores por empresa no debe superar el 25 %.

Publicidad

En el Biess, el guardia le negó el ingreso a varios usuarios, que debieron conformarse con llamar a la operadora esperando recibir respuesta. La cola allí, en la avenida 9 de Octubre y Pedro Carbo, fue menor respecto de la que se observó al mediodía afuera del Banco Central del Ecuador, en la vereda opuesta. Luisa Montalván era una de las 60 personas que deseaban hacer trámites, como el cambio de billetes deteriorados.

Alexandra Torres, usuaria del banco estatal, miraba a cada rato la puerta de la institución. Comentó que debía hacer otras gestiones en el centro, que se encolumnó porque también le urgía cambiar un billete con defecto.

Si bien, las dependencias tienen marcados puntos en el piso para propiciar el distanciamiento, esta señalética es notoria en el portal, donde también hay control de los guardias. En los últimos lugares, los usuarios buscaban guardar distancia, pero de máximo un metro.

En aglomeraciones, el riesgo de contagio de coronavirus es latente. El epidemiólogo Johnny Real pidió tener cuidado en estas circunstancias.

“Tenemos alrededor de seis cepas de coronavirus circulando en el Ecuador. Una de esas cepas puede afectar a una persona que ya se infectó o que no generó inmunidad necesaria. Y cuando esa cepa ingrese a una comunidad, la gente puede volver a contagiarse con facilidad", expuso el especialista.

Exhortó a la ciudadanía a preocuparse por mantener distanciamiento. "Aún estamos vulnerable. La gente cree que porque ya pasó algo de enfermedad o cree que se enfermó ya no le va a pasar nada”, manifestó.

El Registro de la Propiedad, en Córdova y Francisco de P. Ycaza, también recibió a usuarios, quienes solo hacían colas por minutos mientras les tomaban la temperatura. Betty Jara llegó a la entidad para indagar qué pasó con la historia de dominio de un predio que necesita parcelar entre los herederos.

Gabriel Moreno, abogado que buscaba asesorar a los usuarios, comentó que el Registro municipal de la Propiedad había abierto desde hace varios días, pero que ciudadanos usualmente llegaban a la institución porque no avanzaba su trámite solicitado vía internet. (I)