Jorge es un médico con 30 años de experiencia. A mediados de marzo el Ministerio de Salud (MSP) le realizó una prueba de COVID-19. Salió positivo. Dos semanas después le hicieron otra muestra. Sin embargo, hasta el viernes 22 no llegaba alguna respuesta.

Él es uno de los cientos de profesionales en el sector médico que aún no se reintegran por permiso de enfermedad a causa del coronavirus.

Washington Alemán, epidemiólogo y director de la mesa técnica, explicó que el ausentismo en los centros médicos y hospitales en Guayaquil surge debido a que su personal aún sigue en cuarentena, ya que no se ha actualizado la norma para reincorporar al personal sanitario que dio positivo a inicios de la pandemia.

“La norma de hace tres meses dice que te harán cada 15 días un hisopado para COVID-19. En algunos casos ni le entregan los resultados de una segunda prueba. Ese trabajador está en su domicilio bueno y sano hace rato, pero aún no se puede reincorporar”, explicó el doctor Alemán.

Publicidad

Agregó el profesional que eso debe actualizarse de inmediato, porque existe la preocupación que ante nuevos contagios no haya la capacidad de atención para los pacientes.

Por su parte, el epidemiólogo Francisco Andino dijo que al momento se reportan unos 500 profesionales integrados a los centros de 1500 que atendían antes de la pandemia.

“Ya están retornando de a poco, lo ideal es llegar a un nivel de atención mayor del 80% para estar listo para una segunda curva de contagiados”, alertó el epidemiólogo.

Añadió que la disponibilidad de camas en emergencia y unidades de cuidados intensivos es importante, pero lo primordial es fortalecer el primer nivel de atención.

Agregó que la sugerencia inmediata es poder intervenir esta etapa, ya con la experiencia de los meses anteriores. “Ahora debemos hacerlo por cifras. Solo los pacientes atendidos por el Municipio fueron 5000. Si estos no se hubiesen atendido allí, imagínese lo que hubiese ocasionado en el sistema de salud”, explicó Andino.

El MSP indicó a este Diario la semana pasada que existe un promedio del 60 % de capacidad de atención disponible en los centros médicos de la ciudad y que esto varía cada vez que se vayan integrando el personal a sus centros.

Publicidad

Adriana, enfermera de un hospital público, explicó que los primeros días de la pandemia hubo un ausentismo enorme y que de poco se han ido integrando, pero aún no llegan a la capacidad de atención antes del COVID-19.

Lorena, internista de uno de los hospitales del IESS, contó que afrontar la crisis en las casas de salud fue muy fuerte, muchos renunciaron, otros estuvimos a punto de renunciar.

“El inicio de esto fue lo peor. Hubo días en que no paraba de llorar. No sabía qué hacer, era una impotencia enorme, ver a mis compañeros médicos caer con ese virus fue una tortura, llegó el día en que me quedé sola, sin mis compañeros directos, y dije, bueno, cuándo es mi turno”, recordó la doctora.

Andino insiste en que la atención integral de los médicos, enfermeras y personal que labora en los centros y hospitales debe ser fundamental, ya que se presentan diversas complicaciones.

“No solo es el tema de las pruebas, existe también enfermedades mentales, paranoia, depresión. Conozco a muchos colegas. Y por eso insistimos que el Ministerio debe darle todas las facilidades de atención, tratamiento y protección a los médicos para que ellos sigan salvando vidas de pacientes”, manifestó.

En Guayaquil la capacidad de atención médica total está conformada por el MSP con el 70 % y el restante entre IESS, Municipio y otros centros, refirieron especialistas.

Este Diario solicitó el martes 19 al IESS el porcentaje de capacidad de atención médica en sus centros y hospitales. Sin embargo, hasta el viernes 22 no hubo respuesta. Mientras, pacientes están a la espera de que mejore y aumente la atención médica para tratamientos.

Despidos

Otra incertidumbre que surge es por los despidos que se han realizado en el MSP. La entidad informó que solo se desvinculará a personal administrativo, pero en los hospitales dijeron que han salido médicos. “Pensamos que sería administrativo, pero vemos que también han despedido del ámbito médico”, manifestó un doctor. (I)