Poder disfrutar de los títulos más recientes on-demand, desde una variedad de dispositivos, por el pago de una suscripción, contando con una buena conexión a Internet, no es exclusivo de Netlfix. También lo ofrece el Cloud Gaming o juegos en la nube, definido por muchos especialistas como el futuro de los videojuegos.

Aunque existe desde fines del año 2000, los avances tecnológicos y el aumento de la velocidad de Internet han impulsado a muchos proveedores a ofrecer plataformas con centenares de títulos en línea como Nvidia con GeForce NOW, Google con Stadia, Sony con PlayStation Now, o Microsoft con Xbox Cloud Gaming. Sin embargo, para incursionar en el Cloud Gaming es importante entender las ventajas y desventajas de esta modalidad.

El Cloud Gaming no exige ningún tipo de configuración. El servidor en la nube permite a los usuarios jugar en cualquier dispositivo, en cualquier momento y lugar, siempre y cuando la conexión de banda ancha sea constante. En este sentido, al jugar en modalidad de streaming se necesitará más capacidad de datos, por lo que es fundamental contar con excelente velocidad de acceso a Internet.

Una ventaja es que no se necesitan especificaciones altas o bajas cuando se trata de este nivel de juego. El servidor en la nube permite a los usuarios jugar en cualquier dispositivo, en cualquier momento, dentro de los términos de los proveedores. Siempre y cuando haya disponible una conexión de banda ancha constante al servidor, debería poder conectarse desde cualquier lugar del mundo. En este sentido, para transmitir desde un servidor externo se necesitarán aún más datos en comparación con la descarga estándar del sistema, por lo que si no tiene velocidades excelentes de ancho de banda, es posible que tenga problemas con este método.

Publicidad

Otra de las ventajas del Cloud Gaming es el método de suscripción. Principalmente, ofrece un enorme catálogo de juegos entre los que elegir. Esa libertad de optar entre una variedad de títulos es algo que interesa a muchos gamers. Sin embargo, hay que considerar el costo de la suscripción y de un buen servicio de conexión a Internet.

La compresión de video es una de las razones por las cuales muchos gamers optan por jugar en PC o consola en vez del Cloud Gaming. Al igual que en YouTube y otros proveedores de streaming, los videos se comprimen para ocupar menos ancho de banda. Esto significa que la resolución del juego no será tan alta si se compara con la de un disco o una descarga directa.

Pero para que la jugabilidad sea de una experiencia más placentera es necesario que el dispositivo que use tenga las especificaciones adecuadas para ello. Fabricantes como Kingston se han concentrado en este segmento del mercado y proponen algunas opciones para mejorar esta situación.

Esta marca tecnológica cuenta con una variedad de productos que logran ‘sobrecargar’ el sistema de su computadora y lograr el mayor rendimiento. El SSD (disco duro de estado sólido) FURY Renegade PCIe 4.0 NVMe ofrece velocidades de hasta 7300/7000 MB/s de lectura/escritura y capacidades que van de 500GB a 4TB para almacenar todos sus juegos y contenido multimedia favoritos.

Publicidad

Además, las memorias RAM FURY Beast DDR5 lleva la velocidad, la capacidad y la confiabilidad aún más allá, lo que le da la ventaja que necesita para experimentar las capacidades de superación de las limitaciones del sistema.

Para que los juegos tengan el desempeño ideal es importante que el hardware del dispositivo que lo va a reproducir tenga las capacidades adecuadas; no basta con tener una buena conexión a internet.

En este momento, el Cloud Gaming se encuentra en un período de transición. Todavía no supera al modelo tradicional de comprar y jugar en casa. Sin embargo, servicios como Xbox Game Pass, con su elemento Xbox Cloud Gaming, están contribuyendo a normalizar una nueva forma de jugar.

Las limitaciones técnicas del servicio implican que, en algunos lugares del mundo, la experiencia de Cloud Gaming simplemente no sea viable para muchos de los títulos AAA de alta velocidad y alta demanda, aunque descartar por completo la posibilidad sería un error. La tecnología cambia todo el tiempo, por lo que podría suceder que, en algún momento, el ancho de banda estándar sea más que adecuado para esta forma de jugar.(I)