Recientemente, la doctora en psicología Drea Letamendi, quien conduce Arkham Sessions, un podcast sobre la psicología de Batman (y su universo), trazó el perfil de Loki, el dios de la mitología nórdica y villano principal de las películas de Thor.

En su artículo, Letamendi describió a Loki como “narcisista, irresponsable y superficial”, y sin embargo admitió que la audiencia ha caído de rodillas delante de él, de tal manera que Disney ha tenido que reimaginarlo, a pesar de que el personaje murió durante Avengers: Infinity War. ¿Por qué?

Loki tiene la convicción de que el valor personal está ligado al poder. Desarrolló un cúmulo de habilidades supernaturales que incluyen superfuerza, longevidad, control mental y la habilidad de cambiar de forma.

Y sin embargo, con todos sus deseos de reconocimiento y dominio, en el fondo Loki se siente ofendido y derrotado, porque su imagen de sí mismo es frágil, y no soporta ningún tipo de crítica. Sus trampas, trucos e ilusiones, dice la psicóloga, proyectan su ser interior, inestable y cambiante.

Publicidad

Su inseguridad proviene de la preferencia que percibe de su padre, el dios Odín, hacia su hermano Thor, el heredero al trono de Asgard, de personalidad sólida y generosa. La comparación fue acentuada por la madre de Loki, Frigga, quien lo entrenó en magia para darle así algo con lo cual competir con su hermano.

Todo esto converge en el momento en que Loki descubre su parentesco con los Gigantes de Hielo, cuando se disipa la magia que le da un aspecto asgardiano y recobra su verdadera imagen. El dolor, la vergüenza y la sensación de haber sido traicionado acentúan su soledad. Su imagen de sí mismo sufre más, y esto se proyecta en forma de ira.

En un diálogo con Eric Goldman, editor de Fandom, Tom Hiddleston trata los problemas de lealtad de Loki, y opina que la mayor traición de Loki es la que hace en Thor: The Dark World, cuando finge morir, para luego tomar la forma de Odín y usurpar el trono de Asgard. “Es la traición más grande de todas”, dice el actor, e irónicamente es contra sí mismo.

Esto contrasta con el sacrificio en Infinity War, en que intenta actuar como un buen hijo. Pero el mayor momento de redención de Loki, cree Hiddleston, es en Ragnarok, cuando decide cambiar su suerte y ayudar a salvar su tierra junto con su hermano Thor.

El análisis de Letamendi, que Hiddleston también leyó, le pareció muy profundo. “Creo que Loki siempre se ha sentido pequeño y vulnerable, pero nunca ha podido hablar de eso, sino que hace que otros se sientan pequeños y vulnerables, para distraerse de su propia vulnerabilidad. Descarga su dolor en otras personas”. El hermano menor de Thor necesita trabajar en sí mismo y tomar responsabilidad por sus decisiones, “pero tal vez eso está más cerca de lo que pensamos”, sugirió con una sonrisa.

Su compañero en Loki, la serie de Disney Plus recién estrenada, también tuvo algunas observaciones. Owen Wilson, quien interpreta a Mobius, dice que la gente se ha acostumbrado a ver a Loki de una cierta manera por los últimos diez años, pero que ahora el personaje puede mostrar muchos otros matices, que no solo sorprenderán a la audiencia, sino al propio Mobius.

Gugu Mbatha-Raw, quien asume el personaje de Ravonna Renslayer, sostiene que el show explora la idea de que nadie es completamente malvado o completamente perfecto. “Loki no es humano, pero tiene cualidades humanas, y eso lo hace complicado”.

‘Loki’: El primer capítulo de la serie sugiere que el villano de Marvel luchará contra sí mismo

Hiddleston también habló de su inmediata química con el actor Chris Hemsworth (Thor), y lo mucho que ambos han crecido en una década, en su trabajo y en sus personajes. “Y ahora es maravilloso que Owen Wilson haya llegado a esto. Él tiene un tipo de curiosidad, un refinado sentido del humor y la capacidad de distanciamiento intelectual”. Su interacción con el emocionalmente fragmentado y roto Loki es algo no visto en el universo de Thor hasta el momento.

“Antes de que empezáramos a rodar, Tom se acercó a mí y me ayudó a sortear la historia completa de Loki, y eso fue grandioso”, recuerda Wilson. “Fue como asistir a una clase, en la que yo tomaba notas, que luego pude insertar en las escenas que tuvimos juntos”. (E)