Estar en el estudio del noticiero que hemos crecido viendo, mientras se emiten las noticias en vivo, cambia por completo la perspectiva de cómo realmente ve este programa. No puede dejar de sentirse parte de la teleaudiencia, aunque por un momento tenga un pase vip que le permita estar en la verdadera ‘primera fila’. Antes de las 19:00 de este sábado 2 de octubre, el equipo de Televistazo revisaba detalles de luces, cámaras, audio y video para el último noticiero en vivo de Teresa Arboleda. La periodista guayaquileña que ha sido parte de los talentos y rostros visibles de Ecuavisa anunció días atrás su retiro de televisión, y este programa era además su despedida del público que la ha seguido durante 42 años de trabajo.

Mientras en el televisor aparecen los avances de las noticias de la edición del día, en el estudio del canal del cerro esa noche la camaradería era notoria. Para el espectador son periodistas o representantes de algún medio, para quienes han trabajado día a día con ella, esa jornada significaba la despedida de una compañera y amiga. A través del apuntador, Teresa recibía las indicaciones de la productora y consultaba con ella el contenido. Cuando el tiempo lo ha permitido, y para relajarse antes de la transmisión en vivo, se escucha música en el estudio. Unos breves acordes de Ojalá de Silvio Rodríguez sonaron entonces. “Voy a caer aquí en llanto amargo, los años de los años con esta voz aquí (mientras señalaba su oído), no me haga acordar de mi amigo Ángel que ahí sí puedo estar llorando mucho más, pero yo sé que me sintoniza desde el cielo con mi papá, estoy segura”, conversaba con Ivanova Gómez, productora de línea.

Un equipo del sitio web del canal también se movía en medio de las cámaras para registrar su último día laboral. El noticiero transcurría y parte de la pauta de la jornada incluía la despedida de Teresa, quien quería dar sus últimas palabras a su teleaudiencia. A su costado derecho, una foto suya aparecía en pantalla con la frase “¡Gracias, Teresita!”. Sabía que se acercaba el final del programa, lo que desconocía era que sus compañeros de equipo le tenían preparada una sorpresa. Alfonso Espinosa de los Monteros, desde Quito, se conectaba para darle la despedida y luego habría un video locutado por Tania Tinoco para recordar su trayectoria, sus momentos cruciales laborales y su familia.

“¿Cómo se despide a una compañera que se convirtió en amiga?, se cuestionaba Tania en el intro del video sobre la carrera de Teresa. Un audiovisual que mostraba a la periodista desde sus inicios, con un peinado e imagen distintos y mientras hacía reportería en la calle. Tenía solo 17 años cuando ingresó al canal como parte del programa Hacia la universidad, que dirigía entonces Nila Velázquez, actual editora general de Diario EL UNIVERSO.

Publicidad

Su trabajo en el canal la hizo parte de Televistazo dominical, en 1980; fue editora, reportera y parte de sus coberturas la acercaron a personajes como monseñor Leonidas Proaño, sacerdote ecuatoriano conocido como el ‘obispo de los pobres’. En 1982, se convirtió en la compañera de Espinosa de los Monteros en el noticiero estelar y años más tarde fue la única periodista presente en el ‘Taurazo’.

Teresa Arboleda durante su último programa en vivo de Televistazo. La periodista se retiró de Ecuavisa y el trabajo televisivo. Foto Ronald Cedeño  Foto: El Universo

Televistazo jamás será el mismo sin su rostro y sin su voz”, dijo también Tania al final de su alocución, seguida de don Alfonso, quien al aire aseveró: “Esta es una despedida particularmente penosa. Teresita ha sido mi compañera de muchos años en la conducción de Televistazo estelar y juntos compartimos las alegrías de las noticias buenas y la pesadumbre de las noticias malas (...) Teresita, tomas otros rumbos y te deseamos de todo corazón que tu vida siga siendo de triunfo y sobre todo de felicidad, una felicidad que la tienes muy merecida por todo lo que has sembrado en tu vida. Aquí en Ecuavisa dejas mucho cariño y mucha admiración”.

Contenida para no llorar en vivo, y con la voz más pausada, Teresa decía adiós a su casa televisiva. Detrás de ella, sus compañeros entraban y salían de la sala de redacción, con un ramo de rosas. Todo mientras ella estaba al aire. “Ha sido un honor ser la cara visible de este equipo de Televistazo y de esta empresa que se desarrolla con valores y principios necesarios para una buena convivencia (...), desde este lugar he visto pasar 15 presidentes del Ecuador e infinidad de funcionarios de todo tipo, he pasado la mayor parte de mi vida aquí y he tenido la mejor de las suertes, grandes oportunidades y sobre todo un aprendizaje continuo. El entrar cada noche a sus hogares, en algunos casos, se convirtió en un vínculo afectivo y emocional que valoro y respeto desde lo más profundo de mi ser y ustedes son esa parte de esa constante gratitud que siento hacia la vida. Gracias por estar ahí, gracias por ver mi trabajo, y en algunos casos, hasta quererme, yo solo espero haber podido servirles”, puntualizó.

Finalizada la transmisión, los formalismos quedaron atrás. El momento de la foto llegó, los abrazos no faltaron y las risas, esas carcajadas nerviosas que suelen disfrazar tristeza, aparecieron.

Óscar Gallegos, director de emisión Televistazo, le entregó un ramo de rosas a Teresa Arboleda. Foto Ronald Cedeño  Foto: El Universo

“Una gran parte de los que hoy ya somos adultos crecimos literalmente viendo a Tere todas las noches en nuestras pantallas, y de hecho para quienes somos parte de este equipo de Ecuavisa es también un espejo lo que ella dice y lo que nosotros sentimos, gratitud por encima de todo. Tere es, entre otras cosas, un testimonio a la constancia, ella ha sido una constante en la televisión del país”, señaló Rafael Hernández, director regional de noticias en Ecuavisa Guayaquil, luego de darle una placa de reconocimiento por su trabajo. “Ella era siempre la que se preocupaba de cuidarnos, incluso en la salud, tenía siempre algún detalle de traernos algún dulce sin azúcar”, añadió Hernández.

Gómez, en cambio, aseguró que era una amiga la que dejaba ese día el estudio, no solo una compañera. “Me da mucha tristeza, pero a la vez sé que se va contenta. Me ayudó a formarme, he aprendido a trabajar con su carácter, con su profesionalismo, siempre le poníamos música antes de empezar, no podemos hacerlo siempre pero hoy es un día especial. Ella no sabía del video con don Alfonso y Tania”, sostuvo.

Publicidad

Óscar Gallegos, director de emisión Televistazo, con 31 años en el canal, también se mostró conmovido. “Es una mezcla de tristeza en parte, a la vez alegría ver que emprende una nueva etapa pero también nos deja un vacío tremendo para nosotros. Teresita nos deja recuerdos de honradez, trabajo arduo, un gran ser humano, nos hará mucha falta, ella se transformó en un ícono de la televisión, nos hará falta la maestra”, agregó.

Rafael Hernández, director regional de Noticias en Ecuavisa Guayaquil, le entregó una placa de reconocimiento a Teresa Arboleda, al final del noticiero. Foto Ronald Cedeño  Foto: El Universo

Es su último día en Ecuavisa de forma oficial, pero ¿cómo fue su primer día en el canal?

Me parece que estaba nerviosa, pero tenía ganas de aprender y yo iba a reemplazar a una editora que salía del canal, ella tenía que enseñarme a editar en pocos días. Creo que aprendí rápido y me convertí en una buena editora de videos.

Antes de convertirse en anchor del noticiero, ¿en qué otras áreas trabajó?

Empecé editando, escogiendo los videos musicales del Show de Bernard y chequeando los programas que se importaban.

¿Siempre trabajó como periodista o antes de entrar a Ecuavisa tuvo algún otro empleo?

Ecuavisa es la única empresa en que he trabajado en relación de dependencia.

¿Cómo resume estos 42 años de trabajo periodístico?

Como un aprendizaje continuo.

¿Cuáles han sido para usted los momentos y coberturas cruciales en su carrera?

Tenemos la costumbre de fijarnos en los puntos sobresalientes, pero hay un trabajo sostenido que se hace con tenacidad, perseverancia, disciplina y esfuerzo para desarrollar y mantener la operación, presencia e impacto de un programa de noticias que te va marcando diariamente.

¿De no haberse dedicado al periodismo, en qué otra profesión se hubiera imaginado?

Arquitecta.

Aseveró en una publicación del sitio web del canal que entró como una niña y se despide siendo abuela, ¿cómo formó su carácter y personalidad la exposición pública por su carrera?

Yo era una niña efectivamente, pero en algún punto del tiempo pude identificar que el ego es un asunto muy riesgoso y expuesto en TV y me cuidé de mantenerlo en su lugar. Aprendí que casi siempre las críticas sirven más que las alabanzas y a no ofenderme, ni tomar de forma personal lo que comentan los demás. Mi carácter y mi personalidad están marcados por mi familia y mi fe.

El equipo de trabajo que acompañó a Teresa Arboleda en su última aparición de Televistazo, del sábado 2 de octubre del 2021. Foto Ronald Cedeño  Foto: El Universo

¿Está preparada para apagar las cámaras definitivamente o ha recibido propuestas para trabajar en otro canal?

No he recibido ninguna propuesta, no sé lo que va a venir, pero seguramente será hermoso y emocionante.

¿Cómo tomó su familia la decisión de retirarse del canal? ¿Lo conversaron entre todos o les comunicó su decisión?

Lo he conversado con mi círculo cercano de familia y amigos. Hay de todo, los que les parece que uno debe trabajar hasta morir y los que piensan que hay que ir cerrando etapas.

Hay un público que ha crecido con usted en pantalla e informándose, ¿qué le dice a ellos?

Siento un respeto profundo por el público, tengo una gratitud enorme hacia quienes han visto mi trabajo y espero haber podido servir.

En sus redes sociales se ha vuelto más activa con espacios de entrevistas, ¿aspira a crecer en esta comunidad digital?

No lo sé, sí me gusta la idea de seguir explorando los medios digitales, pero no es tan fácil para mí, ya veremos.

¿Qué se lleva consigo de estos 42 años de trabajo?

Infinidad de aprendizajes, muchos buenos amigos, experiencias hermosas y el cariño del público.

¿Cómo se siente en su rol de abuela? ¿Es consentidora?

Muy feliz, cuando veo a mi nieto creo que estoy en el cielo. Soy consentidora, pero también soy buena para ayudar con la logística de mi nieto y sobre todo respeto mucho la forma en que mi hijo y mi nuera quieren educar a su hijo.

¿Qué extrañará del trabajo a diario? ¿Qué mensaje le da a sus compañeros?

Voy a extrañar a mis compañeros justamente. Les dejo mi cariño y ellos saben que pueden contar conmigo.

¿Qué hará después de retirarse de Ecuavisa? ¿Se dedicará a otras actividades periodísticas? ¿Cuáles son sus planes inmediatos?

Mi plan es que no tengo plan, ya veré lo que hago. (E)