Su salida del programa, que recién hoy se mostró en televisión, ya era una noticia de conocimiento público (al menos para los seguidores de la producción que transmite Ecuavisa). El youtuber ecuatoriano Logan llegó a inicios de esta semana a Ecuador, tras ser eliminado en la reciente gala del reality El poder del amor 2.

No llegó con el mejor de los ánimos. Luego de mes y medio -aproximadamente- en Turquía, grabaciones diarias, una eliminación y alejarse de su compañera de programa Alexandra Rocha, por quien ya había mostrado un interés sentimental, y un extenso vuelo de retorno a Ecuador, este Diario conversó con el ecuatoriano, quien evidentemente durante nuestra conexión aún tenía sentimientos encontrados por su partida.

“Me botaron de El poder del amor porque yo no soy como ellos, como los chicos reality”, aseguró.

¿Qué tal la experiencia durante este tiempo en el reality y con sus compañeros?

Publicidad

Pues, la verdad fue muy gratificante la experiencia, siento que hice algo más que tenía que probar, un reality. De hecho, yo antes criticaba a los realities y acepté ir para tener la experiencia, para saber qué tal es estar dentro de uno y ya lo comprobé, ya lo viví, ya nadie me va a quitar lo bailado, pero no creo que quiera hacer otro reality más.

Si el público vota en la plataforma del programa para que usted regrese, ¿no lo haría?

Bueno, yo agradezco muchísimo a la gente que me ha apoyado desde el inicio de esto, a la gente que creyó en mí, a la que no también y que después tuvo otra percepción mía y dijeron: ‘ok, no sabía que eras así, me gusta’. A todas esas personas les agradezco mucho y aprecio demasiado los votos, que respondan a mis historias con palabras de aliento, todo eso me ayudó mucho todo este tiempo. Pero, no necesariamente porque ellos voten por mí, yo voy a volver, la decisión es mía, al final y al cabo.

En el caso de lograr un masivo respaldo, como en su momento lo obtuvo Andreína Bravo, quien logró volver al reality por votación del público, ¿aún así lo rechazaría?

Publicidad

Todo depende de un factor, si Alexandra Rocha sigue en el programa yo vuelvo, si ella no está en el programa no tengo para qué ir de nuevo a El poder del amor.

¿Si se mantiene en el programa soltera, volvería o si ella llegara a acercarse a otro de los participantes, ya no regresaría?

Cuando hay una conexión fuerte entre dos personas y las dos personas involucradas lo saben, la confianza es parte del asunto. Obviamente yo volvería por ella.

¿Qué pasó para que lo eliminaran del programa?

Publicidad

Salí por votación no del público porque son las mujeres que votan para que se vaya un hombre y los hombres votan para que se vaya una mujer.

¿Qué fue lo que más le atrajo de la boliviana Alexandra Rocha?

A parte de que es superguapa Alexandra, me cautivó su destreza mental, su elocuencia, su inteligencia, la forma en la que sabe manejarse hablando con la gente, me cautivó por completo.

En el tiempo que compartieron juntos, ¿cómo vivieron su cercana relación?

Publicidad

Pues la verdad con ella podría decir muy seguro que vivimos muchas cosas reales, de hecho me sorprendía tantas similitudes entre ella y yo, tantas conexiones, gustos parecidos, que le gustaba tal banda, tal cantante y a mí también, que ella es actriz y yo soy actor, que ella es abogada y toda mi familia está llena de abogados y yo no quise ser abogado por ser rebelde y meterme en lo que me gustaba que era la actuación.

Teníamos muchas cosas en común, más de las que yo me esperaba y cada día me sorprendía un poco más, también me gustaba que era una chica que no se dejaba dominar, era fuerte y eso me llamó la atención.

¿En qué sentido no se dejaba dominar?

Ella me dijo: ‘yo soy dominante en las relaciones’ y en alguna ocasión tuvimos una discusión y yo no podía contra ella, ella me ganaba en todo. Ella argumenta superbien y lo digo de forma muy divertida, las peleas con ella son muy bacanes.

¿Tuvieron la oportunidad de hablar y plantearse el inicio de una relación formal? ¿Hubo la pregunta para iniciar un noviazgo?

No, no hubo el tiempo. Estábamos conociéndonos, fue muy poco tiempo el que compartimos, sin embargo, metidos tantas horas, tiempo me refiero a calendario, que tantas horas dentro de las casas de El poder del amor, no llegamos a formalizar nada, creo que si nos daba el tiempo en algún momento podría haberse dado la oportunidad, pero tampoco es que me gusta presionar nada, a ella tampoco y preferimos que fluya de manera natural y genuina.

Ahora es una prueba de fuego, veremos si después de esto nos volvemos a ver, que sería increíble, que de eso sí hablamos que yo podría visitar Bolivia y que ella viniera acá. Entonces, por ese lado me gusta, estoy contento y sigo conversando con ella obviamente.

Se ha mencionado en distintos medios que el ingreso de Carolina Jaume movió las dinámicas de interacción en el programa, ¿cómo realmente lo vivió usted?

Yo me alegré mucho porque Carolina es amiga mía desde hace muchos años y de hecho, con ella siento mucho más confianza que con Hernán (Del Pozo) y Nathalie (Carvajal) porque a ellos los conocí a raíz de esto, a raíz del programa. Pero Carolina es amiga mía desde hace muchísimos años, trabajamos incluso juntos en obras de teatro, me dio mucho gusto que llegue porque nos apoyábamos bastante, conversábamos, fue chévere, la verdad, una grata sorpresa para mí.

Luego de las grabaciones, que según nos han indicado se desarrollaban de lunes a viernes, ¿cómo eran sus fines de semana libres en Estambul?

Yo aprovechaba para turistear cada vez que pude, a parte que yo soy youtuber y grabé muchísimo contenido turisteando en la mezquita azul, en la Torre de Gálata, en Mármara, el Gran Bazar recorrí muchos lugares cada vez que se daba la oportunidad y me iba a grabar mis videos de YouTube para mostrarle a la gente de Ecuador un poquito cómo era mi experiencia estando allá.

Luego de la grabación de la gala de eliminación, ¿tuvieron tiempo de despedirse, pudieron hablar?

Sí, ella lloró mucho esa noche, yo intenté consolarla, darle ánimos, pero yo en un momento sí me empecé a despedir. Le dije que gracias por todo, que todo había sido maravilloso, que era lo mejor que me había pasado en Turquía, pero ella me interrumpió y me dijo: ‘no te despidas que yo sé que nos vamos a volver a ver’. Y eso me mató, me cautivó. (I)