Maya Hawke, Robin de Stranger Things

La tercera temporada de la exitosa serie de Netflix reveló el verdadero interés amoroso del personaje de Robin interpretado por Maya Hawke, quien se unió a la trama acompañando a Steve (Joe Keery) en la atención de la heladería del centro comercial donde ambos trabajaban por el verano. Aunque inicialmente los fans pensaron que podrían emparejarse, en un momento de sinceridad Robin le confesó a Steve que se sentía atraída por las mujeres.

Los capítulos más recientes de la cuarta temporada profundizan en los gustos de Robin mostrando incluso a una de las chicas de la banda colegial por quien se siente atraída (Amybeth McNulty).

Hay sentimientos reales y una historia verdadera que se construye y se siente como un paso realmente increíble para el viaje de Robin”, dijo Hawke en una entrevista para Digital Spy. Y un paso realmente genial para los personajes queer en la ciencia ficción por el que estoy muy feliz”.

Evan Mock, Aki de Gossip Girl

La nueva producción de HBO Max que retoma la serie legendaria de los 2000 lanzó a la fama a un nuevo grupo de jóvenes actores que exploran los excesos y los lujos de la Gran Manzana. Uno de ellos, Aki (Evan Mock) comienza la producción como pareja de Audrey (Emily Alyn Lind), pero su relación se ve interrumpida por nuevas experiencias que Aki decide vivir, aunque también le costará vivir con ese secreto. Al cierre de temporada decide identificarse como bisexual, incluso frente a su padre.

Publicidad

Esa escena en particular es una de la que el creador Joshua Safran y sus compañeros escritores decidieron conversa con detenimiento para asegurarse de que la manejaran correctamente. “Hay muchos escritores queer en la sala de escritores, incluido yo mismo, y hablamos sobre nuestros momentos de ‘salir del armario’”.

Zendaya, Rue Bennett de Euphoria

La introvertida y sarcástica adolescente es retratada por Zendaya. Rue es abiertamente interesada en mujeres, aunque se identifica como género no binario. Sin embargo, uno de los verdaderos conflictos del personaje es su adicción y las consecuencias de este hábito, que llevan a Rue a un viaje personal de autodescubrimiento, a través de múltiples circunstancias.

Asumir el papel no ha sido tarea fácil, admitió la actriz para Teen Vogue. “Un papel como ese requiere que seas mucho más abierto y mucho más crudo con tus emociones. Si no es así, no funcionará”, explicó Zendaya, y agregó que ha reconocido cambios en sí misma desde que se puso en el lugar de Rue. “Supongo que me he ablandado un poco. Estoy más conectada emocionalmente. He aprendido más sobre las personas, la empatía y la comprensión al interpretarla”.

Willow Smith

La cantante estadounidense e hija de Will Smith y Jada Pinkett-Smith compartió sus preferencias durante el programa Red Table Talk, que conduce con su madre, en Facebook. La adolescente comentó que se siente atraída por ambos géneros, pero además reveló que ha decidido practicar el poliamor, es decir, mantener una relación amorosa con dos o tres personas al mismo tiempo.

Publicidad

“En el poliamor, siento que la base principal es la libertad de crear un estilo de relación que funciona para ti, y no solo caer en la monogamia porque eso es lo que todo el mundo a tu alrededor dice que es lo correcto. En mi grupo de amigos, soy la única persona poliamorosa, y tengo menos sexo que cualquiera de ellos”, dijo a inicios del año anterior.

Che Diaz, And just like that

En solo 10 episodios de And Just Like That..., la exitosa reposición de Sex and the City de HBO Max, Che Díaz se convirtió en el personaje queer más visible de la televisión. Sara Ramírez, la actriz no binaria que interpreta a la presentadora de podcasts, comediante y jefa de la protagonista Carrie Bradshaw, se enamora del personaje de Miranda Hobbes (Cynthia Nixon).

Aquí hay un espacio para redescubrir quiénes somos y eso es una gran parte del programa. Creo que el hecho de que haya mujeres en sus 50 y un personaje no binario en sus 40 hace que valga la pena. Por lo general en la industria, estamos condicionados a creer que después de cierta edad, ciertos géneros y ciertas tipos de personas no vale la pena mirar o ver en la pantalla. Este show quiso inspirar a la gente a pensar más allá de eso”, comentó Ramírez para Variety.